LA SEXUALIDAD HUMANA

PARA PENSAR:

1.Señala tres mitos sobre la sexualidad, la masturbación y la homosexualidad.

2.¿Por qué es común a todas las sociedades la prohibición del incesto? ¿El incesto es de origen biológico o social?

3.¿Cómo influye la sexualidad en la conducta? ¿Qué diferencias hay entre chicos y chicas sobre el significado que otorgan a la sexualidad?

1.FUNDAMENTOS BIOLÓGICOS DE LA SEXUALIDAD.

 

1.1 ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA MASCULINA.

La anatomía sexual describe los órganos reproductores y las partes del cuerpo que, en potencia, son zonas erógenas. Por su parte, la fisiología investiga las funciones de la respuesta sexual. Los órganos sexuales masculinos están formados por los testículos, el pene y un conjunto de órganos accesorios: glándulas (vesículas seminales, próstata y glándula de Cowper) y conductos (epidídimo, deferente y uretra).Organo sexual masculino

  1. 1.1.        ÓRGANOS SEXUALES EXTERNOS.

PENE. Es el órgano masculino eréctil que permite el coito (introducción del pene en la vagina de la mujer) durante la excitación sexual. También realiza otras funciones: hace que la orina salga al exterior del cuerpo y transporta el esperma para la fecundación del óvulo. El tamaño del pene no influye en la virilidad o la capacidad sexual.

El extremo del pene se denomina glande, muy sensible a la estimulación física, y está recubierto por una porción de piel, el prepucio. Algunos jóvenes pueden padecer fimosis, malformación congénita debida a que la abertura del prepucio es tan estrecha que no permite el paso del glande durante la erección. La fimosis se suprime con una intervención quirúrgica (circuncisión), práctica tradicional entre los judíos, los musulmanes y algunas tribus africanas.

ESCROTO. Es la bolsa de piel situada debajo del pene, que alberga y protege los testículos.

  1. 1.2.        ÓRGANOS SEXUALES INTERNOS.

TESTÍCULOS. Son los órganos o glándulas sexuales masculinas que están contenidos dentro del escroto y fabrican los espermatozoides y las hormonas sexuales masculinas (testosterona), que determinan los caracteres sexuales secundarios.

EPIDÍDIMO. Es una estructura situada encima de los testículos y en su interior se almacenan y maduran los espermatozoides.

CONDUCTOS DEFERENTES. Son dos tubos, uno para cada testículo, que transportan el esperma desde el epidídimo hasta la uretra.

PRÓSTATA. Es única y se encuentra debajo de la vejiga. Segrega un líquido llamado líquido seminal, que al mezclarse con los espermatozoides forman el semen. Su función es mantener la salud del esperma y ayudar al movimiento de los espermatozoides.

VESÍCULAS SEMIMALES. Son dos glándulas cuya función es producir parte del semen y proporcionar nutrientes (fructosa) a los espermatozoides.

GLÁNDULAS BULBOURETRALES. También llamadas glándulas de Cowper, se encuentran debajo de la próstata y secretan una mucosidad que lubrica el pene antes de la eyaculación.

URETRA. Sale desde la próstata y va por el interior del pene y es el lugar por donde la orina y el esperma son expulsados del cuerpo.

Para que los órganos sexuales masculinos trabajen es precisa una excelente relación con el sistema vascular (para tener un adecuado aporte sanguíneo), con el sistema nervioso y con las glándulas de secreción endocrina. Los niveles hormonales regulan la respuesta sexual, aunque no se puede determinar el nivel de deseo o el comportamiento sexual solo a partir del nivel hormonal.

  1. 2.      ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA FEMENINA.

La anatomía genital femenina está constituida por los ovarios, las vías genitales y la vulva. A excepción de la vulva, situada en la parte inferior del pubis, estas estructuras se localizan en el interior de la cavidad abdominal. Las mujeres tienen órganos sexuales externos, relacionados con el placer, y órganos internos, relacionados con la reproducción.Organos sexuales femeninos

  1. 2.1.        ÓRGANOS SEXUALES EXTERNOS.

La vulva es el conjunto de los genitales femeninos externos. Está formada por dos repliegues de la piel: los labios mayores (externos) y los labios menores (internos). Situado cerca se encuentra el clítoris, un órgano eréctil. Entre los labios menores se localiza la uretra y, por detrás de esta, se encuentra la vagina.

El aparato genital femenino está integrado por:

MONTE DE VENUS. Se encuentra delante de la zona genital femenina, protege el hueso púbico y se recubre de vello a partir de la pubertad.

LABIOS MAYORES Y MENORES. Son repliegues cutáneos que protegen el orificio vaginal y el clítoris.

CLÍTORIS. Órgano eréctil que constituye la principal fuente de excitación de la mujer. No tiene ninguna finalidad reproductora.

VESTÍBULO. (“camino de entrada”). Es el área dentro de los labios menores que contiene las aberturas hacia la vagina y la uretra. Tiene una gran sensibilidad al tacto.

ORIFICIO DE LA URETRA. Es la salida por la que se expulsa la orina. Está situado entre el clítoris y el orificio de la vagina.

  1. 2.2.        ÓRGANOS SEXUALES INTERNOS.

VAGINA. Órgano muscular que conecta el cuello del útero con la parte externa de los genitales femeninos. Puede desempeñar tres funciones: acoge el pene durante el acto sexual, canaliza el flujo de sangre durante la menstruación y permite el paso del bebé durante el parto.

El himen es una fina membrana que rodea a la vagina y su conservación es un signo de virginidad en muchas culturas. El himen posee una pequeña abertura que permite la salida de las secreciones vaginales y la sangre menstrual. En algunos países, como Japón y la India, algunas mujeres se reconstruyen el himen mediante cirugía plástica para demostrar que son vírgenes.

ÚTERO O MATRIZ. Es una cavidad con forma de pera, situada entre la vejiga y el recto. Su función es acoger el óvulo fecundado, y es donde anida el embrión para desarrollarse durante los nueve meses de embarazo.

El útero posee varias capas: el revestimiento, que se forma y desaparece cada mes durante el ciclo menstrual (endometrio), y otro músculo o miometrio, que se contrae para expulsar al bebé durante el parto. En su extremo inferior (cuello del útero o cérvix) se alarga y comunica con la vagina, lo que permite el paso de la menstruación y los espermatozoides.

OVARIOS. Son las glándulas sexuales femeninas, con forma de almendra, situadas a ambos lados de la matriz. Tienen dos funciones importantes: producir óvulos y hormonas sexuales: estrógenos y progesterona. Desde la primera regla (menarquía) hasta la última (menopausia), aproximadamente cada mes, desde la pubertad, se produce la maduración de un óvulo.

TROMPAS DE FALOPIO. Son conductos que van desde cada ovario a la parte más alta del útero. Su función es permitir que los óvulos liberados lleguen al útero, y es el lugar donde se produce la fecundación del óvulo maduro.

GLÁNDULAS DE BARTHOLIN. Se encuentran a ambos lados de la vagina. Segregan una sustancia que la lubrifica y favorece tener las relaciones sexuales.

2. EL DESEO SEXUAL.

2.1. ASPECTOS PSICOLÓGICOS Y CULTURALES DE LA ATRACCIÓN SEXUAL.

La capacidad del cerebro humano para interpretar los estímulos eróticos es muy variada, Los estímulos físicos y sociales condicionan las reacciones sexuales del individuo. La cultura, la familia y las amistades, la televisión o internet moldean la conducta sexual.

Además de los estímulos externos, tienen gran importancia los estímulos psicológicos. Las personas pueden excitarse sexualmente mediante sus fantasías, aunque no concuerden con la vida real, o el recuerdo de experiencias sexuales pasadas.

La madurez sexual supone crear relaciones en las cuales haya tanto excitación como bienestar, sexo y ternura, espontaneidad y honestidad. Crear una amistad erótica es una obra de arte.

¿Qué nos atrae del sexo opuesto? La atracción interpersonal es el juicio que una persona hace de otra a lo largo de una dimensión actitudinal, cuyos extremos son la valoración positiva (amor) y la evaluación negativa (odio). Estas son las variables que más influyen en la atracción interpersonal:

*Proximidad. Es posible que las personas cercanas a nosotros nos atraigan porque vivimos experiencias comunes. Cuanto más vemos a alguien, más familiar nos resulta esa persona y aumenta la atracción. Pero si alguien nos cae mal, su proximidad aumentará nuestro desagrado.

*Apariencia física. Esta variable es importante en los primeros encuentros con una persona. ¿Por qué el aspecto físico es tan importante? Una explicación es que existe el placer estético de contemplar a alguien bello, y suponemos que quien posee esta cualidad tendrá otras cualidades brillantes.

*Semejanza. Todas las personas nos parecemos o nos diferenciamos de las demás en muchos aspectos: edad, personalidad, actitudes o aficiones. La atracción aumenta cuanto mayor es la semejanza interpersonal. Todos desean saber que sus ideas son interesantes y sus costumbres valiosas, porque es un refuerzo para su autoestima; por eso se refuerzan para que otros adopten sus ideas, gustos o costumbres. Quienes tienen valores o intereses diferentes a los nuestros son menos atractivos, pues es probable que nos provoquen disgustos, inseguridades o sentimientos negativos.

*Reciprocidad. La atracción que experimentamos por otra persona depende de si hay o no reciprocidad en la relación. Otros rasgos muy apreciados son el afecto y la inteligencia, que incluyen ser considerado, amigable y feliz; tener sentido del humor, saber expresar los sentimientos y tener habilidades sociales.

2.2. EL CICLO DE LA RESPUESTA SEXUAL.

Se denomina respuesta sexual a los cambios que experimenta un organismo ante la presencia de estímulos erógenos. La estimulación sexual puede producirse por medio de cualquier sentido o es fruto de nuestra imaginación. Las zonas erógenas son los lugares del cuerpo con mayor sensibilidad y todo nuestro cuerpo es susceptible de ser estimulado.

Los sexólogos W. Masters y V. Johnson   (1966) observaron, durante más de 10 años, cerca de 10000 ciclos sexuales correspondientes a 700 hombres y mujeres de edades comprendidas entre 18 y 89 años. Describieron que en el cuerpo de ambos sexos se dan dos reacciones básicas ante un estímulo sexual: vasocongestión (afluencia de sangre a los vasos sanguíneos) y miotonía (aumento de la tensión muscular), que ceden en la etapa de resolución.

La respuesta sexual humana consta de cuatro fases: excitación, meseta, orgasmo y resolución. A esta añadimos la fase de deseo, porque se precisa la estimulación durante la excitación. El deseo es una de las manifestaciones sexuales más sorprendentes y complejas de la sexualidad. Tanto si es fugaz o vivaz, lánguido o apasionado, es la expresión de una atracción, y el resultado del funcionamiento de los sentidos y de influencias socioculturales.

Esta fase es similar en hombres y mujeres. El organismo reacciona aumentando el ritmo respiratorio y cardíaco, experimenta placer en las zonas genitales y produce euforia.

  1. Fase de excitación. En el hombre el signo físico más destacado es la erección, producida por la afluencia de sangre a los tejidos del pene. En la mujer se lubrica y expande la vagina, y los pechos y pezones se agrandan. En ambos sexos hay un aumento del ritmo cardíaco y la temperatura. Estos cambios preparan a los órganos sexuales para practicar el coito.
  2. Fase de meseta. En esta fase la excitación y la vasocongestión son altas. En el hombre se originan sensaciones de inminencia eyaculatoria. Y en la mujer, la secreción vaginal aumenta y parece próxima la sensación de orgasmo.
  3. Orgasmo. Durante el orgasmo se libera la tensión acumulada en fases anteriores. Se observan contracciones musculares en todo el cuerpo y un aumento de la respiración, el pulso y la presión sanguínea. Esta es la fase más breve e intensa en sensaciones placenteras.
  4. Fase de resolución. Las constantes vitales (respiración, ritmo cardíaco, etc.) recuperan su tono normal. Se produce una sensación de relax y bienestar general. Durante esta fase el hombre entra en un período refractario (desde pocos minutos hasta un día o más) en el que no puede volver a tener un orgasmo. La mujer no tiene un período tan extenso.

Los ritmos de respuesta sexual varían de unas personas a otras y dependen de las situaciones. Existen diferencias significativas entre el comportamiento sexual de hombres y mujeres, porque los hombres y las mujeres necesitan diferentes niveles de estimulación para alcanzar el orgasmo y otorgan significados distintos al sexo. El orgasmo simultáneo es difícil de obtener y los juegos, las caricias o la ternura pueden hacer la relación más satisfactoria que la propia respuesta sexual.

En nuestra época vivimos la sexualidad como un bien de consumo y sustituimos la comunicación por la excitación corporal. Si practicamos el sexo de forma mecánica e impulsiva, vivimos solo para liberar la tensión a través del orgasmo. Lo importante no es la cantidad, sino la calidad de nuestra sexualidad. Por otra parte, el incremento de la pornografía, la proliferación de juegos violentos, misóginos o fetichistas en Internet están causando una gran inquietud. ¿Cómo mejorar la profundidad y la intensidad de nuestros encuentros sexuales?

2.3. DISFUNCIONES SEXUALES.

La respuesta sexual puede ser alterada de diferentes formas y por diversos motivos, tanto en el hombre como en la mujer. Las disfunciones sexuales pueden manifestarse en cualquiera de las fases e impiden que una persona participe o disfrute del sexo.

Las disfunciones sexuales son un conjunto de trastornos fisiológicos o psicológicos que dificultan a la persona disfrutar de las actividades sexuales.

2.3.1. DISFUNCIONES EN LA MUJER.

DESEO SEXUAL INHIBIDO. Este término sustituye al antiguo de “frigidez”, por sus connotaciones peyorativas. Las causas más frecuentes son educativas: percibir el coito como algo culpabilizador, desconocimiento sexual, vergüenza o miedo al rechazo.

VAGINISMO. Es la aparición de un espasmo muscular del tercio exterior de la vagina que obstaculiza la actividad sexual. Confundir esta disfunción con la falta de deseo sexual en la mujer puede originar problemas en una pareja.

ANORGASMIA. Dificultad o imposibilidad de alcanzar el orgasmo, por una inadecuada estimulación, desconocimiento del propio cuerpo o por otras causas.

DISPAREUNIA. Es el dolor genital durante el coito por falta de lubricación vaginal.

2.3.2. DISFUNCIONES EN EL HOMBRE.

DESEO SEXUAL INHIBIDO. Este término sustituye a “impotencia” por su carácter peyorativo. Consiste en la ausencia o disminución de la erección. Las causas pueden ser orgánicas, por ingestión de drogas, o psicológicas, como el estrés o la ansiedad.

EYACULACIÓN PRECOZ. Se produce cuando no se controla la eyaculación y se realiza el acto sexual en completa asincronía con la otra persona.

ORGASMO INHIBIDO. Ausencia de eyaculación después de un periodo adecuado de excitación sexual.

2.3.3. CAUSAS PSICOLÓGICAS.

Algunas disfunciones pueden ser consecuencia de trastornos físicos (hipertensión), o por ingestión de determinadas sustancias (alcohol, fármacos), pero en la mayoría de los casos surgen por causas psicológicas:

a)Personales: falta de información, aceptación de mitos culturales irracionales, miedo a la intimidad, a la relación sexual o al rechazo. Otra causa es el aburrimiento sexual por tener relaciones rutinarias y/o falta de espontaneidad.

b)Impersonales: deficiente comunicación o luchas por el poder en la pareja, diferentes actitudes hacia el sexo o preferencias sexuales.

c)Experiencias sexuales traumáticas durante la infancia o la adolescencia (abuso por parte de adultos).

La causa fundamental de las disfunciones es la inhibición de alguna de las fases de respuesta sexual, y suelen estar presentes la ansiedad, la falta de habilidades y conocimientos sobre el propio desarrollo sexual y de la pareja, y la adopción del rol de “espectador”. Junto con estos debemos destacar los prejuicios, mitos y creencias erróneas acerca de la sexualidad, que constituyen un impedimento si queremos desarrollar una vida sexual satisfactoria.

Cuando los miembros de una pareja ocultan una disfunción como si no existiera, pueden crear una crisis afectiva y sexual, por problemas que, en realidad, tienen solución.

3.ACTITUDES ANTE LA SEXUALIDAD.

Todas las personas tienen ideas y realizan juicios sobre los hechos y acontecimientos, pero, cuando alguien actúa según sus convicciones o creencias, decimos que muestra una actitud.

Las actitudes son disposiciones a actuar de un modo determinado, bien en sentido positivo o negativo ante determinados eventos. Son sentimientos más que ideas lógicas y no son fruto de un acto razonado, sino decisiones valorativas.

Las actitudes tiene tres componentes: cognitivo (opiniones, creencias), afectivo (emociones) y conductual (comportarse de una determinada manera):

*Componente cognitivo. Se incluyen las informaciones que la persona tiene sobre el objeto de la actitud (la sexualidad). Por ejemplo, los seres humanos difieren en sus actitudes ante el placer o los anticonceptivos.

*Componente afectivo-emocional. Las emociones son reacciones subjetivas a estímulos significativos. Todas las personas valoran de forma positiva o negativa la sexualidad.

*Componente conductual. Es la tendencia a comportarse de una manera determinada.

Los diferentes componentes de la actitud forman una estructura que tiende a permanecer estable. Sin embargo, en algunas ocasiones se producen contradicciones entre los mismos y surge un cambio de actitud. A veces, el pensamiento de un individuo está en contradicción con sus acciones. Ante la sexualidad, la actitud positiva se caracteriza por comprender la dimensión sexual de las personas, respetar las opciones sexuales de los demás y defender la educación sexual. En cambio, hay personas que muestran una actitud negativa, piensan que todo lo relacionado con el sexo es peligroso, tienen sentimientos de vergüenza al hablar de sexualidad y dejan la educación sexual a los especialistas.

La sexualidad humana constituye un territorio en plena exploración dado el auge del hedonismo contemporáneo. El sexólogo E. Amezúa defiende la existencia de tres tipos de actitudes:

a)Actitud prohibitiva. Ha sido defendida por instituciones y personas que conciben el fenómeno sexual como algo tabú, vergonzoso, de lo que es mejor no hablar. Esta visión conservadora se distingue por las siguientes posiciones:

-Reduce el cuerpo sexual a los genitales.

-Condiciona la sexualidad a la procreación.

-La sexualidad solo se ejerce en el matrimonio.

-El deseo sexual solo puede ser heterosexual.

-La edad sexual es la adulta.

-El derecho al placer es exclusivo de los varones.

La ignorancia y las actitudes negativas ante la sexualidad son un obstáculo para tener una relación armoniosa y placentera e impiden la salud sexual, que es una parte importante de nuestro bienestar general.

b) Actitud permisiva. Es un cambio de actitud superficial. Algunos piensan que ya están liberados por pensar, decir o hacer aquello que estuvo prohibido en el pasado. Y mantienen esta actitud por seguir la moda o por dejar de hacer el ridículo.

c) Actitud de cultivo. Las actitudes anteriores parten de normas impuestas, sean prohibitivas (“no debes hacer”) o permisivas (“se te permite hacer”). La actitud de cultivo parte del potencial personal (“eres capaz de hacer”). Tradicionalmente la sexualidad ha sido juzgada y condenada, moralizada o patologizada, sin haber sido estudiada y comprendida. Cultivar la propia sexualidad no se impróvisa, exige esfuerzo, y no hay mejor aprendizaje que la rebeldía contra la voz secreta de lo obligatorio.

4.FORMAS DE EXPRESIÓN SEXUAL.

La sexualidad no tiene edad y cambia a lo largo de la vida. Deja su impronta en cualquier acto, a cualquier edad y con diferente intensidad, desde la más burda o grotesca hasta la más sublime: depende de la sensibilidad, de la cultura y de la educación de sus protagonistas.

4.1. LA MASTURBACIÓN.

Es la expresión más temprana y duradera de la sexualidad humana. Los bebés y los niños y niñas tienen una gran curiosidad y obtienen placer  al tocar sus genitales.

La masturbación o autoestimulación es la obtención de placer a través de las caricias de los genitales u otras partes del cuerpo. Además de satisfacer el deseo o aliviar la tensión sexual, ayuda a conocer el cuerpo. El adolescente, inseguro ante su imagen corporal y con dificultades para las relaciones con otras personas, encuentra en la masturbación un medio de conocer el propio cuerpo o aliviar sus angustias.

Tradicionalmente, a la masturbación se le atribuían múltiples males físicos y psíquicos, y era peor considerada en la mujer que en el hombre. Los sexólogos han disipado antiguas creencias según las cuales la autoestimulación podría provocar ceguera, impotencia o locura.

La investigación psicosexológica ha demostrado que la masturbación no causa ningún daño físico ni mental. El informe realizado por A. Kinsey (1948) confirmaba que alrededor del 90% de los hombres y el 60% de las mujeres se habían masturbado alguna vez.

En la actualidad, muchos sexólogos consideran que la masturbación puede ayudar a las personas a conocer su capacidad sexual. Después de experimentar con su cuerpo, les resultará más fácil comunicar sus necesidades sexuales a su pareja.

4.2. LA HETEROSEXUALIDAD.

La heterosexualidad consiste en la atracción por personas de diferente sexo y es la conducta más común entre los seres humanos. En la mayoría de las culturas se manifiesta en las relaciones de un hombre y una mujer, pero existen sociedades donde está admitida la poligamia (un hombre con varias mujeres) y la poliandria( una mujer con varios hombres).

La heterosexualidad se asienta y estabiliza durante la juventud. Los hombres y las mujeres toman conciencia de sus necesidades, sus preferencias y respuestas sexuales y el sexo se convierte en una parte importante de las relaciones de pareja, casi siempre caracterizadas por la monogamia.

El comportamiento heterosexual cambia y evoluciona con el tiempo. En las últimas décadas se observan varias tendencias: la gente se casa a una edad más tardía, las mujeres que ejercen una profesión retrasan la maternidad y cada año el número de divorcios es similar al número de matrimonios. En la sociedad actual, las personas disponen de muchos lugares para establecer nuevas relaciones. Ahora muchas parejas se conocen y se enamoran a través de Internet.

¿Qué sucede con el amor romántico? Cuando estamos enamorados, parece que el tiempo y el mundo se detienen a nuestros pies. Sin embargo, si se pierde la confianza (cuando un miembro de la pareja recurre al secreto, la mentira o el engaño), tal vez nunca pueda recuperarse. Un amor maduro depende de la confianza y la intimidad.

El filósofo Byung-Chul Han, en su libro “La agonía del Eros” (2014), nos enseña que en el mundo virtual “está en marcha algo que ataca al amor más que la libertad sin fin o las posibilidades ilimitadas. Es la erosión del otro que va unida al narcisismo de la propia mismidad”.

4.3. LA HOMOSEXUALIDAD.

La homosexualidad es la atracción sexual entre personas del mismo sexo (los términos “gay” y “lesbiana” son los más usados). En la homosexualidad no hay problemas de identidad sexual, es decir, sentirse “hombre” o “mujer”; simplemente se trata de hombres que sienten atracción por otros hombres y mujeres que se sienten atraídas eróticamente por mujeres.

Aunque la homosexualidad era admitida en Grecia y Roma, la cultura judeocristiana la consideró un delito y muchos homosexuales fueron condenados a la hoguera hasta el siglo XVIII. Todavía hoy algunas religiones siguen considerando esta conducta contra natura, aunque la homofobia (prejuicios antihomosexuales de individuos o grupos sociales) ya fue condenada por el Consejo de Europa en 1984.

Históricamente, la homosexualidad ha sido considerada como una degeneración del impulso sexual. El neurólogo D. Swaab reconoce en una de sus obras en el año 2014 que “la idea anticuada de que somos libres para escoger nuestra orientación sexual y que la homosexualidad sería una elección equivocada sigue causando mucho sufrimiento”

La hostilidad hacia la homosexualidad también fue practicada por la psiquiatría clásica, que la consideraba una inversión de las tendencias naturales por degeneración nerviosa. Sin embargo, la Asociación Psiquiátrica Americana (1973) dejó de considerar la homosexualidad un trastorno mental. Hoy para la medicina ya no es sinónimo de enfermedad, al igual que la heterosexualidad no es garantía de honradez o salud física.

Sobre su origen, no hay acuerdo entre los investigadores, aunque señalan que los factores genéticos, hormonales o neurológicos están en la base de esta orientación sexual.

Recientes investigaciones han ayudado a cambiar ciertos estereotipos y prejuicios sobre las parejas homosexuales y han encontrado algunas peculiaridades significativas de su comportamiento. Los homosexuales dan más valor a lo afectivo que a lo puramente sexual y conciben la sexualidad como un juego y no como un deber o una obsesión.

4.4. VARIACIONES DE LA CONDUCTA SEXUAL.

El término “parafilias” designa los comportamientos sexuales poco habituales, antes considerados perversiones sexuales. La excitación sexual y gratificación del individuo se busca a través de experiencias sexuales insólitas y son más frecuentes en hombres que en mujeres. Los parafílicos tiene la sensación de no poder controlar sus fantasías, deseos y conductas. Las parafilias más comunes son:

*Exhibicionismo. Es la tendencia a exponer los genitales a personas del sexo opuesto, para excitarse, alcanzar el orgasmo o escandalizar. Habitualmente, el exhibicionista es un hombre mayor que trata de compensar su impotencia sexual.

*Voyerismo. Consiste en obtener satisfacción sexual mediante la observación de la desnudez o de los actos sexuales de otros. Con la aparición de Internet, los voyeristas tienen acceso a más imágenes eróticas y a desarrollar sus fantasías.

*Travestismo. Es la tendencia a utilizar prendas de vestir del otro sexo. En cambio, para los transexuales vivir y vestirse como miembros del sexo opuesto forma parte de su identidad sexual.

*Fetichismo. Tendencia a sentirse atraído sexualmente por algún objeto inanimado. Los fetichistas sustituyen el objeto sexual de placer por prendas de vestir (ligas, medias) de personas por las que sienten atracción.

*Sadismo y masoquismo. Sadismo es causar daño a otra persona para excitarse sexualmente, y masoquista es quien siente placer cuando recibe algún daño o es humillado.

*Paidofilia. Consiste en la atracción sexual hacia los niños, tal vez por el complejo de inferioridad del paidófilo, que le impide relacionarse con personas adultas.

5. SEXUALIDAD EN LA ADOLESCENCIA.

5.1. LA IDENTIDAD SEXUAL.

La adolescencia es un período decisivo de la vida humana. Durante esta etapa los adolescentes deben lograr diversos objetivos: no solo la adquisición del pensamiento formal y el sentimiento de formar parte del grupo de iguales, sino también un sentimiento estable y coherente de uno mismo.

Para E. Erikson la tarea específica de los adolescentes es alcanzar y consolidar la identidad personal. Uno de sus componentes es la identidad sexual, que es la conciencia psicológica o sensación de ser hombre o ser mujer.

Los dos componentes básicos de la identidad sexual son la identidad de género y el rol sexual. ¿Cuál es la diferencia entre sexo y género? El sexo se refiere a los mecanismos genéticos que posibilitan que uno sea macho o hembra. Por género entendemos los rasgos conductuales, culturales o psicológicos que son asociados a cada sexo y que toda sociedad elabora en función de las diferencias anatómicas. El género es todo aquello que se considera “masculino” o “femenino”, y varía de una sociedad a otra y de un tiempo histórico a otro (gestos, vestimentas, etc.).

El rol sexual es el conjunto de normas sobre cómo se debe comportar una persona con determinada identidad sexual. Los roles sexuales dan significado a la identidad sexual y nos indican cómo tenemos que pensar, sentir y actuar si queremos que los demás nos consideren “hombres” o “mujeres”. También cambian con el tiempo y de una sociedad a otra.

En la sociedad tradicional, las diferencias entre hombres y mujeres eran reforzadas por un sistema social que dicotomizaba la familia, el trabajo y las interacciones sociales en función del sexo de los individuos. En nuestra sociedad, la masculinidad y la femineidad se comprenden mejor desde la vertiente del género. Hoy han perdido fuerza los estereotipos arraigados en otras épocas y aparecen nuevas formas de ser “hombre” o “mujer” basadas en la coeducación, la igualdad de oportunidades y el rechazo de actitudes sexistas.

CONDUCTAS QUE REVELAN CIBERACOSO.

1.Distribuir en Internet mensajes de texto y fotografías eróticas a través del móvil (sexting).

2.Dar de alta a la víctima en un sitio web donde se puede ridiculizar a una persona.

3.Crear un perfil falso en nombre de la víctima para realizar demandas sexuales.

4.Usurpar la identidad de la víctima para hacer comentarios ofensivos sobre otros.

5.Divulgar por Internet grabaciones con móviles en las que se intimida o persigue a una persona.

6.Acceder al ordenador de la víctima para controlar sus comunicaciones con terceros.

7.Incomodar a la víctima en los espacios de Internet que frecuenta de forma habitual.

8.Presentarse en un perfil falso ante la víctima con el fin de concertar un encuentro digital para realizar algún chantaje online (por ejemplo, el grooming o acoso sexual a menores)

 

5.2. LA CONDUCTA SEXUAL.

El desarrollo de la sexualidad es fundamental en la elaboración de la propia subjetividad adolescente. La vivencia de la sexualidad repercute en la construcción de su identidad psíquica y afecta al desarrollo del autoconcepto y la autoestima.

Todo adolescente tiene deseos y necesidad de afecto, ansias de vincularse a los demás y andar su propio camino. Muchos adolescentes comienzan el viaje haciendo amistades con personas del sexo opuesto. Así prueban sus facultades de atracción sin implicarse en una relación seria.

La conducta sexual de los adolescentes es un campo sensible al surgimiento de conflictos con los padres, quienes muestran preocupación y ansiedad, porque es “demasiado pronto”, o se realiza “con la persona equivocada”. Estos temores se deben al aumento de los embarazos adolescentes y a las enfermedades de transmisión sexual como el sida.

La sexualidad de los jóvenes sigue siendo un tema con grandes contradicciones: por una parte se esconde y no se acepta; por otra, se estimula a través de la propaganda, el consumo o Internet. Tener o no tener relaciones sexuales es una decisión que cada joven debe tomar con las debidas precauciones, consciente de las consecuencias de sus actos y siendo responsable de lo que hace.

 

BUENAS RAZONES PARA EMPEZAR UNA RELACIÓN. MALAS RAZONES PARA EMPEZAR UNA RELACIÓN.

*Conocer a alguien y gustarse mutuamente.
*Sentirse cómodo y a gusto con una persona.
*Compartir sus intereses y actitudes, y desear conocerla

mejor.
*Pasarlo bien, compartiendo el mismo sentido del humor.

*Querer dar celos a alguien.
*Creer que tener novio o novia es un signo de superioridad.
*Sentirse solo y pensar que más vale estar con alguien que solo.
*No atreverse a decir que no, por temor a ofender a la otra persona.

 

http://www.espill.org/

Portal dirigido por médicos y psicólogos que dan una visión científica de la sexualidad. 

( Alonso García. J.I. Psicología. 2º Bachillerato. Editorial Mc Graw Hill. Madrid. 2016)

pdf

La filosofía puede ser descrita como el estudio experimental o empírico, y de las relaciones que se derivan de lo empírico con lo a priori.

Autor: Samuel Alexander

Área privada

Hay 280 invitados y ningún miembro en línea

ACFILOSOFIA usa cookies para darle un mejor servicio.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto