DE LA CAVERNA PLATÓNICA A “EL SHOW DE TRUMAN”

Para explicar lo que es la filosofía vamos a contar dos historias.

-La primera tiene más de 2.300 años y la relata Platón en su obra República. Imagínate, nos dice, unos hombres encadenados desde muy niños en una cueva, de tal modo que no pueden girar la cabeza y tienen que mirar necesariamente hacia el fondo de la sima. Imagínate que, frente a la entrada de la caverna, hay un gran fuego, y entre el fuego y la entrada, un camino junto a un muro. Por el camino transitan viajeros que llevan sobre los hombros sus mercancías, entre ellas “figurillas de hombres y otros animales”, que sobresalen por encima del muro. A veces se paran a charlar frente a la cueva, otras, pasan de largo. Pues bien, nos dice Platón que para los pobres encadenados la realidad son las sombras de los objetos que los viajeros transportan y que el fuego proyecta hacia el fondo de la caverna por encima del muro, sombras a las que los prisioneros atribuyen los ecos de las voces de los viajeros. La realidad, para los prisioneros, no es más que sombras y ecos. Pero imagínate, continúa Platón, que uno de estos hombres encadenados es liberado y arrastrado fuera de la caverna. Al principio no sería capaz de ver, acostumbrados como tenía los ojos a la oscuridad, pero poco a poco comenzaría a distinguir, primero las sombras y los reflejos de los objetos en el agua, después los objetos mismos, hasta alcanzar a distinguir lo más difícil de ver: el sol y su luz que todo ilumina. Se daría cuenta de que había tomado por real lo que es solo su apariencia (su sombra), y de lo miserable que había transcurrido su vida hasta su liberación. Entonces, recordando a sus compañeros, se decidiría a volver a la caverna para liberarlos, pero ellos…Al escuchar esta historia que pone Platón en labios de su maestro Sócrates, su interlocutor, Glaucón, le dice: “Extraños son esos prisioneros”, y Sócrates replica: “Pues son como nosotros”.

EL SHOW DE TRUMAN-La segunda historia que queremos traer aquí es la de El show de Truman, película de 1998 dirigida por Peter Weir, que nos cuenta la historia de Truman Burbank, un niño elegido desde su nacimiento para ser el protagonista de un reality show que se emite las 24 horas del día sin interrupción y que expone al público todos y cada uno de los pormenores de su vida. Encerrado en un inmenso plató, rodeado de actores que interpretan los personajes que lo rodean- su mujer, su mejor amigo, etc.-, la existencia de Truman transcurre en el estilo propio de una vida feliz a la americana. Sin embargo, él no es feliz, porque sospecha que todo cuanto le rodea no es más que un montaje. Al final, Truman se enfrentará a los directores del reality show.

Entre la historia que contaba Platón y la película de Peter Weir hay muchas diferencias, por supuesto, pero también notables coincidencias:

  • Las dos nos cuentan un viaje desde un mundo de apariencias, en el que las cosas no son lo que parecen, a un mundo de realidades, en el que las cosas sí son lo que parecen ser: un viaje de la mentira a la verdad.
  • Las dos nos dicen que la vida verdadera es mucho más valiosa que la vida sustentada en la mentira, por muy ilusionante ( y la palabra ilusión tiene el doble sentido de “ilusionar” y “mentir”) que esta pueda ser. El problema es que esto, si bien se intuye vagamente cuando se está sumergido en “las apariencias”, solo se sabe con certeza cuando se ha experimentado la “vida verdadera”.
  • En las dos historias late la convicción de que en el ser humano (también en ti) hay lo que el filósofo español contemporáneo Xavier Zubiri llamaba “voluntad de verdad”. Los hombres y mujeres no queremos vivir en el engaño y preferimos la verdad, amamos el conocimiento y, por eso, y en esa misma medida, todos somos “filó-sofos”.

Concluyendo, la filosofía nace de la voluntad de verdad, del convencimiento de que, como decía Platón, solo la vida examinada, esa que rehúye las apariencias para anclarse en realidades, merece la pena.

Quien no quiere pensar es un fanático; quien no puede pensar, es un idiota; quien no osa pensar es un cobarde.

Sir Francis Bacon (1561-1626) Filósofo y estadista británico.

Compartir artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Área privada

Hay 212 invitados y ningún miembro en línea

ACFILOSOFIA usa cookies para darle un mejor servicio.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto