LOS MATERIALISMOS

  Aunque las concepciones de carácter materialista son tan antiguas como la propia Filosofía, parece ser que fue Robert Boyle quien en 1674 introdujo el término “materialista” como sinónimo de “defensor” o “partidario” de una filosofía corpuscular o atómica. Y será también en el siglo XVII cuando Descartes establezca su conocida división radical de la realidad en do ámbitos: el de 1) res extensa (realidad extensa o material) y el de 2) la res cogitans (realidad pensante o espiritual), a partir de la cual se entenderá por materialista la filosofía que reduzca toda la realidad al primer ámbito. Con ello habríamos identificado una clase de materialismo, a saber, el materialismo metafísico, pero existen otras variedades que pueden estar o no implicadas en éste. Puede distinguirse nítidamente, por ejemplo, los siguientes:

a) Materialismo epistemológico: según este materialismo, todo enunciado de carácter cognoscitivo ha de referirse a cuerpos materiales para tener sentido.

b) Materialismo monista: según este materialismo, existe una realidad material fundamental y a ella se reducen todas las demás.

c) Materialismo hilozoísta: de acuerdo con este materialismo, la materia es materia animal, tiene ínsito una especie de principio de vida.

d) Materialismo mecanicista: para este materialismo la realidad es una especie de máquina material.

e) Materialismo dialéctico: para esta clase de materialismo la materia más que una sustancia o sustrato es un proceso.

f) Materialismo histórico: de acuerdo con este materialismo, en la historia del hombre lo decisivo es la estructura económica material.

El materialismo como doctrina propiamente metafísica y ética se desarrolla en el siglo XVIII principalmente con las obras de De La Mettrie y Holbach, que reducen el dualismo cartesiano a un monismo, pues considera que los fenómenos mentales, fundamentalmente el pensamiento, pueden explicarse a partir de la naturaleza material, física del cuerpo, sin necesidad de realidad espiritual alguna.

En el siglo XIX se produce un verdadero auge de los materialismo: surgen o se tematizan las seis variantes antes reseñadas, entre las que destaca el materialismo naturalista de corte monista y mecanicista de L. Büchner, K.Vogt y J. Moleschott, conocido también como materialismo alemán, y que acuñó el lema “Se es lo que se come”, especie de grito de guerra para la disputa del materialismo que tuvo lugar en 1854 en el Congreso de Naturalistas de Gotinga, y en el que se enfrentaron enconadamente materialistas y espiritualistas.

En el siglo XX la vieja discusión entre materialistas y espiritualistas va a proseguir, pero tomando una forma más in, más moderna, más contemporánea, aunque el problema de fondo sea el mismo: ahora la cuestión se formula, sin embargo, como ¿puede pensar una máquina? La máquina referida es, desde luego, el ordenador.

Si no actúas como piensas, vas a terminar pensando como actúas.

Blaise Pascal (1623-1662) Científico, filósofo y escritor francés.

Compartir artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Área privada

Hay 238 invitados y ningún miembro en línea

ACFILOSOFIA usa cookies para darle un mejor servicio.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto