EL CAMPO DE ESTUDIO DE LA METAFÍSICA

   La metafísica se ocupa de la realidad, tal y como Parménides (siglo VI a. C.) puso de manifiesto en un poema que está considerado como el origen de esta disciplina. De aquello que no existe no podemos ocuparnos, afirma Parménides, por lo que la primera tarea será establecer cuáles son las cosas que existen, qué tipos de realidades hay.

1. Los entes.

En filosofía se usa con frecuencia la noción de ente para referirse a los objetos concretos e individuales que existen. Es una noción sumamente general, pues nos sirve para designar cualquier objeto. De este modo, podemos afirmar que una pelota, una manzana, tu instituto….. son entes. Esta palabra nos permite replantearnos la cuestión sobre cuál es el dominio que abarca el término ente.

Seguramente no dudaremos en responder que son entes todas las cosas que podemos ver y tocar, todo aquello que es individual y concreto, por lo que al conjunto de cosas que percibimos mediante los sentidos lo consideraremos como una clase de entes. No cabe duda que es una clase muy numerosa porque pertenece a ella todo lo que percibimos.

Consideremos, por otro lado, la noción de igualdad matemática, los números o los cuerpos que estudia la geometría. Si reflexionamos convenientemente, caeremos en la cuenta de que no existe en el mundo ningún objeto que podamos señalar con el dedo y decir: “aquí está la noción de igualdad (así como el resto de conceptos matemáticos) no la encontramos directamente en la naturaleza. Si realmente son objetos reales, han de serlo de una manera distinta al conjunto de cosas, debido a que no podemos percibirlas ni el paso del tiempo les afecta. Por este motivo nos vemos obligados a establecer una nueva clase de entes, la de los objetos ideales.

Una vez que hemos distinguido entre dos clases de entes, ¿en cuál metemos al ser humano? En nuestra vida percibimos, sentimos y comprendemos; percibimos otros objetos y otras personas y somos capaces de juzgar, amar, recordar y soñar. Nuestra consciencia nos abre a todo un mundo de posibilidades que se cerrarán de golpe con nuestra muerte. Por todo esto decimos que el ser humano- y más específicamente su vida y su existencia- es un ente distinto del conjunto de cosas, ya que no podemos reducirlo a su presencia, sino que la desborda, la trasciende.

Por ello decimos que existen tres clases de entes: el conjunto de cosa, los objetos ideales y el ser humano.

2. El principio de no- contradicción.

Según este principio es imposible ser y no ser a la vez y en el mismo sentido. Un árbol de hoja caduca no puede tener y no tener hojas al mismo tiempo. Una persona puede ser entendida en historia medieval, pero no en historia contemporánea; sin embargo, no puede ocurrir que sea competente e incompetente en una misma materia. Es un principio que expresa una condición esencial de la realidad. Este principio es fundamental ya que sin él sería imposible el conocimiento.

Del principio de no-contradicción se sigue inmediatamente el principio de identidad, según el cual lo que es, es lo que es, o dicho de otro modo, el ente es el ente. Ambos son principios naturales y evidentes y, por eso mismo, además de ser principios metafísicos referidos a la realidad, son también considerados como principios lógicos referidos a nuestro pensamiento.

3. La esencia y la existencia.

La distinción entre esencia y existencia es muy importante cuando hacemos referencia a la realidad. La esencia s aquello que define a un ente, es la naturaleza de una cosa independientemente de su existencia. La existencia, por el contrario, es el ente actual que tenemos delante de nosotros, es lo que determina a un ente a constituirse fuera de la nada como ente, convirtiéndose en algo individual, concreto y distinto a lo demás. La esencia y la existencia son dos aspectos indisociables de cualquier ente y permiten que entendamos, por un lado, las semejanzas que hay entre diversos individuos, y, por otro, las diferencias y peculiaridades que se dan en cada uno de ellos.

4. ¿De qué se ocupa la metafísica?

La metafísica se ocupa de estudiar la realidad, pero si atendemos al análisis de ente que hemos realizado podemos distinguir dos grandes ámbitos:

*El mundo: se refiere al conjunto de cosas, incluye tanto a los objetos reales, los cuales están en constante cambio y transformación, como a los ideales, caracterizados por no cambiar. Estas dos clases de entes constituyen los dos aspectos de la realidad que pueden convertirse en objeto de conocimiento.

*El ser humano: se refiere al ser humano concreto que vive y siente y que es consciente del mundo que lo rodea y de su finitud.

La metafísica no pretende dar respuestas absolutamente verdaderas sobre estos temas ni tampoco elaborar grandes visiones del mundo. Entendemos la metafísica como el lugar de encuentro donde se discuten problemas propios de la tradición filosófica y de todas las demás actividades intelectuales desde un punto de vista unitario y global: Todas aquellas cuestiones que conciernen a la realidad y a la existencia humana son metafísicas. Esta disciplina intenta dar una explicación última y radical de la realidad.

La filosofía triunfa con facilidad sobre las desventuras pasadas y futuras, pero las desventuras presentes triunfan sobre la filosofía.

Autor: François De La Rochefoucauld

Compartir artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Área privada

Hay 231 invitados y ningún miembro en línea

ACFILOSOFIA usa cookies para darle un mejor servicio.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto