LAS CINCO VÍAS DE SANTO TOMÁS DE AQUINO

Para Santo Tomás de Aquino fe y razón colaboran en la demostración de la existencia de Dios. La existencia de Dios es una verdad de fe que no es evidente para los humanos, pero la razón puede hacérnosla más creíble. Propone para este esclarecimiento de la existencia de Dios cinco argumentaciones, o vías. Los cinco argumentos tienen el mismo esquema:

  1. Parten de la observación de un hecho.
  2. Aplican los principios de Aristóteles de que el conocimiento comienza con la experiencia, el mundo es finito y todo tiene una finalidad.
  3. Establecen una cualidad o atributo de Dios.

Vías

Observación.

Principios aristotélicos

Atributo.

Primera

Hay cosas que se mueven.

 Nada es causa de sí mismo y no hay una serie infinita de causas.

 La primera causa de todos  los movimientos es Dios; de aquí el atributo de Dios como primer motor.

Segunda

En el mundo hay una serie de causas eficientes.

Nada es causa de sí mismo y no es posible atribuir una serie infinita de causas.

Dios es la primera causa o la causa encausada.

Tercera

Hay cosas necesarias y no necesarias y la razón de existir las no necesarias tiene que ser algo exterior a ellas

No es posible admitir una serie infinita de causas, porque el mundo es finito.

Dios tiene el atributo de ser creador de todo a partir de la nada.

Cuarta

Hay cosas más o menos perfectas.

El mundo es finito y, por tanto, no podemos pensar en una serie infinita de seres más o menos perfectos.

Tiene que haber un tope, un ser absolutamente perfecto que no se pueda pensar otro que lo sea más. De aquí se deriva el atributo de que Dios es el ser absolutamente perfecto.

Quinta

Hay seres que carecen de conocimiento y, sin embargo, actúan como si lo tuviesen, obran con arreglo a un fin. Tal parece que planifican, pero su falta de conocimiento les impide esta planificación.

Todo tiene una finalidad.

Tiene que haber un ser inteligente que planifica todo de acuerdo a un fin; de donde se desprende el atributo de Dios como Providencia, como ser que cuida de este mundo.

ACFILOSOFIA usa cookies para darle un mejor servicio.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto