Filtro
  • ¿QUÉ ES LA ÉTICA?

     La palabra éticaproviene del griego êthosy significaba, primitivamente, “morada, lugar donde se habita”. Posteriormente, Aristóteles afinó este sentido y êthos pasó a significar “manera de ser, carácter”. Así, la ética era como una especie de segunda casa o naturaleza; una segunda naturaleza adquirida, no heredada como lo es la naturaleza biológica. Luego esta concepción nos lleva a afirmar que la ética se aprende.

    La palabra moraltraduce la expresión latina moralis que significa “costumbre”. Así, pues, etimológicamente hay poca diferencia entre ética y moral. Pero hoy se reconoce que tienen significados divergentes pese a que a menudo se usan de manera indistinta como si fueran sinónimos.

    La moral es un conjunto de valores relativos al bien y al mal destinados a dirigir la conducta de los seres humanos. Esta valoración se concreta en normas de comportamiento que, adquiridas por cada individuo, regulan sus actos, su práctica diaria. En cambio la ética se sitúa en un nivel más reflexivo. La ética se pregunta por qué consideramos válidos unos comportamientos y otros no; compara las pautas morales que tienen diferentes personas o sociedades buscando su fundamento y legitimación; investiga qué es específico del comportamiento moral; enuncia principios generales o universales inspiradores de toda conducta; y crea teorías que establecen y justifican aquello por lo cual vale la pena vivir. Así pues, la ética es una reflexión sobre los diferentes códigos morales de las personas. Por eso Aranguren, reconociendo la vinculación entre teoría y práctica, denomina a la ética como “moral pensada” y la moral, como “moral vivida”.

    pdf-ico

  • TEMA 2

     PREGUNTAS Y PROBLEMAS FUNDAMENTALES DE LA FILOSOFIA.

    1.       EL SER HUMANO COMO PREGUNTA.

    1.1. Las preguntas existenciales.

    El ser humano es una pregunta que no cesa, un asombro ante la realidad. Es un ser que se pregunta (nivel de intimidad) y que pregunta a otros (nivel de alteridad). Etimológicamente la palabra "pregunta" procede del verbo latino precontor, que significa buscar, ahondar. Y el ser humano se pregunta por muchas cosas, tratando de buscar qué son, cuál es su sentido- si es que lo tienen- cómo funcionan, para qué sirven, etc.

    Pero entre todas las preguntas hay unas que tienen más importancia que las demás: son las que el ser humano se plantea para saber qué hacer con su vida y con la  que comparte con los demás (familia, trabajo, escuela, ocio, pandilla, asociaciones, etc.). Si quiere vivir la vida desde sí mismo, si no quiere ser una "marioneta" dirigida por otros, si no quiere vivirla a impulsos de lo que hacen los demás, dirigido por frases hechas o por pensamientos prefabricados (prejuicios) pero sin ser él el que lleve las riendas de la misma, necesita preguntarse por su vida y por las circunstancias que forman parte de ella. Son las llamadas preguntas existenciales: aquellas en las que el ser humano se cuestiona a sí mismo, en las que cuestiona su propia existencia. Este tipo de preguntas son imprescindibles para vivir la vida personalmente.

    1.2. Pensar razonando.

    El ser humano no puede vivir sin pensar. Pero pensar y razonar no es lo mismo. Se puede pensar cualquier cosa pero no se puede razonar de cualquier manera. El razonar exige adaptarse a la realidad, poniendo orden y sometiéndose a unas reglas. Buscar la verdad razonando aproxima a la realidad, le hace al ser humano ser lo más "realista" que puede llegar a ser. Un hombre, una mujer razonables serán quienes actúen prudentemente, después de haber reflexionado sobre todos los elementos que intervienen en una determinada situación.

    Y la filosofía ayuda a razonar, es decir, a combinar conceptos y proposiciones, con vistas a una acción ajustada. Sólo el pensar que razona puede resolver o hacer mirar adecuadamente los problemas que se le presentan al ser humano.

    Pensar razonando es, además, una actividad necesaria, no porque el ser humano tenga capacidad de razonar, ni siquiera porque sienta curiosidad: es necesario pensar razonando para lograr una certidumbre radical que le permita saber a qué atenerse en su vida. Preguntar por uno mismo: ésa es la razón de por qué y para qué filosofa el ser humano, es la tarea fundamental de la filosofía.

    Y ello, a pesar de que nada teme tanto el ser humano como pensar sobre sí mismo, cuestionarse a sí mismo. Pero entonces ¿para qué pensamos? Pensamos porque somos libres, porque no nacemos programados ni por la biología ni por la sociedad, como les sucede a los animales que no necesitan pensar.

    Actividad:

    1.¿Es lo mismo pensar que razonar? Explícate.
    2.¿Por qué razonar es una actividad necesaria?

    Sin embargo, los seres humanos no siempre han usado la razón para saber a qué atenerse. Hasta hace aproximadamente 2.600 años, para decidir qué es lo que iban a hacer con su vida, "pensaban", pero no lo hacían racionalmente. Su pensamiento estaba ligado a la fe, a la imaginación, al valor de la tradición (pensamiento mítico), pero no a la razón (lógos). Fueron los griegos los que, en el siglo VI a. C., comenzaron a usar ante todo la razón y, desde entonces, se confía en ella como el instrumento más idóneo para contestar adecuadamente a todas las preguntas incluidas aquellas en las que el ser humano se pregunta por sí mismo.

    2.       PROBLEMAS Y PREGUNTAS.

    2.1. El planteamiento de problemas.

    Un problema es una dificultad,  un asunto que se necesita resolver. El ser humano necesita pensar porque la realidad le resulta problemática. Y no es que la realidad sea problemática en sí misma, sino que es él quien la percibe como problemática.

    Los problemas, explícita o implícitamente, suelen tener la forma de preguntas, aunque haya muchas preguntas que no traten de solucionar problemas. Un problema bien planteado es, en gran parte, un problema resuelto. En filosofía, la actividad de los grandes pensadores ha consistido no tanto en resolver los problemas cuanto en cambiar el planteamiento de los mismos. En general, se puede afirmar que la manera específica en que se plantea un problema está en función de las representaciones mentales que acontecen en un contexto cultural e histórico determinado.

    2.2. Especificidad de los problemas filosóficos.

    Hay diversos tipos de problemas. Puede hablarse, por ejemplo, de problemas subjetivos- cuando lo que se trata de hacer es resolver una dificultad que le atañe a "uno mismo"- y de problemas objetivos- cuando el asunto supone una dificultad "en sí mismo"-, También puede hablarse de problemas teóricos- los que afectan al ámbito de la realidad- y prácticos- los que atañen al comportamiento- ; dentro de los teóricos: científicos, técnicos, filosóficos, etc.

    Los problemas filosóficos son problemas teórico-prácticos- reflexionan sobre la realidad con vistas a orientar la acción del ser humano- que poseen tres características:

    *al intentar solucionarlos se ponen en funcionamiento conceptos abstractos, es decir, no remiten a objetos materiales;

    *sus posibles respuestas se implican o condicionan mutuamente;

    *alcanzan dominios que conciernen a los humanos en general y a cada humano en particular.

    Si cualquiera de estas características no estuviera presente, entonces no se trataría propiamente de problemas filosóficos.

    Actividad:

    1.¿Problema y pregunta es lo mismo? ¿Por qué?
    
    2. ¿Qué hace que un problema sea filosófico?
    
    3.¿Qué diferencia hay entre un problema teórico y un problema práctico?

    2.3. La filosofía pregunta siempre.

    La filosofía no es otra cosa que un conjunto de preguntas. El filósofo ilustrado I. Kant decía: "¿Por qué la naturaleza ha introducido en nuestra razón la pregunta y la necesidad de busca contestación si no fuese uno de sus más importantes problemas?" Y añadía: "La pregunta se impone. Llega un momento en que ya no se puede seguir eludiendo ni permanecer en la opinión acostumbrada".

    Sólo la filosofía pregunta por toda la realidad y, sobre todo, por el qué y quién es el ser humano en tanto hacedor y portador de sentido, es decir, de proyecto con finalidad para su existencia. La filosofía jamás interesaría a nadie si no fuera porque se hace preguntas que pretenden orientar la vida del ser humano: "La filosofía no sirve para nada. Para nada más que para aprende a vivir".

    La filosofía surgió como esfuerzo de reflexión radical y crítica sobre los problemas fundamentales a los que el ser humano hace frente desde la infancia. A diferencia de los demás saberes, la filosofía consiste en ser camino o método de saber que renuncia a ver todo claro, pero no renuncia a preguntar.

    Y las preguntas filosóficas, como en general todas aquellas preguntas que no llevan al se dice sino las que conducen al saber sobre la realidad, a la reflexión, al bien juzgar, suscitan inquietud. Para filosofar hay que ser valientes y reconocer que no se ven las cosas claras. No hay más que recordar una de las expresiones inaugurales de la filosofía, en concreto aquella de Sócrates, que afirmaban continuamente: "sólo sé que no sé nada". Y es que toda filosofía se inicia a partir de un ámbito de inseguridades, que en pequeña porción delata temor y, en gran parte, impotencia.

    2.4. Filosofía y duda.

    Para algunos, la filosofía se empeña en convertir en problema lo que parece obvio y, sin embargo, sólo ella rompe el automatismo de las propias percepciones. Fue el camino que siguió, por ejemplo, Descartes que intentó construir toda su filosofía a partir de la duda: "Nada nos conduce mejor a un conocimiento cierto que el que nos acostumbremos a dudar de todas las cosas".

    Sólo se puede encontrar algo si se busca continuamente, y ésta es la razón por la que la duda es tan valiosa. Si se deja de buscar, se pierde cuanto se había encontrado, y cuanto más se encuentre, más necesario es buscar. Si no se busca, ¿cómo se quiere encontrar?

    La filosofía no proporciona ni la relativa seguridad que ofrece la ciencia, no el placer que produce el arte, ni el consuelo que brinda la religión: por justificables que sean. El beneficio de la duda filosófica es el no instalarse en ella sino el indagar para superarla. La filosofía es como una doble manía divina: erótica-deseo de saber- y dialéctica- diálogo que busca-; un diálogo abierto que puede llena toda una vida: salva al ser humano al cercenar las apariencias; cuida, delimita, aclara su pensamiento, y le orienta a la hora de decidir cómo va a vivir su vida. Y es que la duda, representada por la pregunta adecuadamente formulada, proporciona los mínimos para saber qué hacer. Es mejor la duda- pues va emparentada con la pregunta-, que la afirmación, al menos la que no se demuestra. La duda conduce a la búsqueda y ésta es camino de la condición humana que abre al diálogo como virtud y a la virtud del diálogo.

    La duda posee una gran eficacia, no sólo desde el punto de vista histórico sino también sistemático. Saber que no se sabe nada abre la puerta a las preguntas y a la sistematización. La obra de Descartes es un ejemplo de ello. Partiendo de la duda, una duda en este caso metódica, construye paso a paso su sistema filosófico. Realiza la tarea de los prisioneros del "mito de la caverna", que como decía Platón "se parecen a nosotros punto por punto, porque no creemos que pueda existir otra realidad que la de las sombras. Y ese es el estado de la naturaleza humana con relación a la ciencia y a la ignorancia". Se trata de la ardua tarea de ir de lo aparentemente claro a lo oculto, no a la inversa. Por eso la educación requiere esfuerzo.

    Si la duda es tan beneficiosa, ¿por qué se tiene a veces miedo a la duda y a las preguntas que le hacen a uno y a las que él mismo se hace? Porque ante las preguntas que se le hacen a uno se responde a veces con desacierto, y a las que uno se hace a sí mismo se suele responder con desconcierto. No se da la misma respuesta a la pregunta "¿qué has hecho?", que a la de "¿qué he hecho?" En ésta no hay escapatoria, porque uno se enfrenta a la propia conciencia. La seguridad es siempre más cómoda, menos inquietante. De ahí el miedo a la duda.

    2.5. Las preguntas de la ciencia y las de la filosofía.

    Las ciencias formales, naturales y experimentales se basan en axiomas, en postulados, en supuestos que no se plantean y todas ellas albergan un acervo de preguntas y de respuestas. Pero las preguntas de las ciencias poseen un tope: los postulados, axiomas y supuestos obre los que se apoyan cada una de ellas a la hora de preguntar. Sin embargo, la filosofía carece de topes. Si la ciencia dice, por ejemplo, que "los materiales se dilatan con el calor", o que "todos los cuerpos con carga negativa atraen a los de carga positiva", la filosofía puede seguir preguntando sobre esas afirmaciones: ¿son correctos los razonamientos que han llevado a esas afirmaciones?, ¿se puede afirmar de un todo lo que se ha descubierto sólo en algunas partes de ese todo, por muy frecuentes que éstas sean?, ¿en qué condiciones o qué valor poseen las afirmaciones que se realizan sobre la forma científica de razonar? (Estas preguntas plantean los dos problemas más serios del método experimental: la inducción y la verificación de hipótesis).También hay otra serie de preguntas que la filosofía se hace sobre las afirmaciones científicas, éstas más relacionadas con la puesta en práctica de los descubrimientos científicos: el hecho de que algo se pueda hacer técnicamente ¿quiere decir que se puede hacer moralmente? Se sabe, por ejemplo, cómo manipular os genes para conseguir unas determinadas características en un feto humano, pero ¿se puede hacer moralmente? Se sabe también cómo provocar físicamente un aborto, pero ¿se puede moralmente abortar?

    Desde luego la filosofía no puede responder a todas esas preguntas de manera definitiva. De que ahí que empiece, siga y acabe en incesante pregunta por la verdad. ¿Para qué? No para complicar la vida del ser humano, sino para aclararle, para permitirle saber qué hacer con su vida, para posibilitarle que acierte con su camino, con su vivir y con su destino: lo que no es un pretexto ni un lujo, sino una "necesidad", si se quiere vivir la vida personalmente.

    Las preguntas pueden servir para recibir información sobre determinados asuntos, o para comprender problemas y contrastarlos. Es lo que ocurre en el caso de las ciencias. Pero en filosofía la pregunta llega más allá de la simple comprensión. ¿De qué manera? Clarificando los pensamientos, conduciendo hacia nuevas actitudes, valorando éxitos previos o aprendiendo de los fracasos, facilitando posibles alternativas que el preguntante encuentra en forma de respuestas libres de prejuicios. No se trata del juego gano-pierdo de la discusión, sino de la respuesta que posibilita la clarificación de la verdad que está por llegar, de la actitud que habríamos que cambiar. Decía Platón: "Al ser interrogados los hombres, si se les hace la pregunta bien, responden de por sí todo tal y como es". Por eso, se puede considerar el pensamiento filosófico no sólo como un conjunto de preguntas fundamentales, sino  como el preguntar mismo.

    Actividad:
    1.¿Cuáles son las ciencias formales? ¿Y las experimentales?
    2. Define: axioma y postulado

    3.       LAS PREGUNTAS FUNDAMENTALES DE LA FILOSOFÍA.

    3.1. Algunas de las preguntas de la filosofía.

    El filósofo alemán I. Kant resumió la reflexión filosófica en cuatro preguntas fundamentales que, en su opinión eran las que acuciaban a todo ser humano.

    La primera de ellas era ¿Qué puedo saber?. A responde a esta pregunta, que en el mundo moderno fue posiblemente el problema que con más urgencia inquietó a todos los filósofos, dedicó su obra Crítica de la Razón pura. Al margen de lo que este pensador afirmara en esa obra, es claro que al ser humano se le plantean una gran variedad de preguntas en torno al tema del conocimiento.

    ¿Qué relación existe entre el conocimiento sensible y el conocimiento intelectual?  ¿Puede alguno de ellos llegar a conocer la realidad tal como es? ¿Cómo tiene que funcionar el pensamiento para alcanzar la verdad? ¿Existe, de hecho, la posibilidad de llegar a la verdad'

    Estas preguntas, planteadas así o de otra manera, son algunas de las que se hace la filosofía relacionadas con el problema del conocimiento. A la disciplina que se ocupa de esta responder a esta pregunta se le denomina epistemología (del griego episteme, que significa ciencia) o teoría del conocimiento.

    La segunda de las preguntas que se hacía Kant era "¿Qué debo hacer?". Enfrentarse a ella fue el objetivo de su Crítica de la Razón práctica, una de las grandes obras en ética.

    El tercer tipo de preguntas de Kant giran en torno a "¿Qué me cabe esperar?" lo trata en su Crítica del Juicio. Son preguntas relacionadas con el universo, la muerte, la nada... La disciplina que se encarga de estas preguntas es la metafísica.

    Y, por último, la cuarta pregunta es una pregunta que puede ser el resumen de las otras tres: "¿Qué es el hombre?". La disciplina filosófica encargada de esta pregunta es la antropología.

    Actividad:
    1.Haz un cuadro relacionando la pregunta de Kant, la obra que la trata y la disciplina encargada de ella

    3.2. Las preguntas filosóficas y el diálogo.

    Cuando el ser humano se pregunta- y razona, siente y habla-, la palabra tiene el poder de construir su vida personal y la de la comunidad. Por eso, una sociedad que desprecia la pregunta y la palabra se descompone: preguntar es un acto moral que exige extrema responsabilidad.

    Uno de los problemas de la sociedad actual es precisamente que se ha perdido la confianza en que las palabras reflejen la realidad de las cosas y que trata de evitar las preguntas, Los medios de comunicación han llevado a que las conversaciones, el trabajo, e incluso las clases, estén plagadas de juicios afirmativos o negativos, y pocas veces de preguntas.

    Una pregunta bien formulada, si no depara contestación definitiva, conduce a ulteriores preguntas que cada vez clarifican más el problema. Y es que, al responde a ella, aparecen normalmente nuevas preguntas y problemas que no se habían conjeturado. La solución de muchos problemas sólo puede llegar, como decía Platón, "después de una larga convivencia con el problema y después de haber intimado con él".

    Además, hay que tener en cuenta que preguntarse por la realidad es interpretarla y la interpretación es inevitablemente personal. La interpretación es, en un primer momento, ruptura de prejuicios o de juicios- ideas y creencias- inservibles por incompletas y, en un segundo paso, construcción de otras nuevas más adecuadas a la realidad.

    Por eso, la verdadera interpretación hace que la palabra deba ser comprendida de manera plural, y abra el paso al diálogo, ya que razonar no es algo que se deba hacer en soledad, sino que se ha de "inventar" al comunicarse y confrontarse con los demás, sobre todo en la conversación, o mejor aún en el diálogo. La pluralidad concita la libertad de los seres humanos. De ahí que la realidad aparezca siempre cubierta por una pátina de interpretaciones o creencias, aunque las creencias no den soluciones definitivas sino sólo esperanzas, porque la vida es inseguridad y, a menudo, contradicción.

    Si se quiere razonar adecuadamente para resolver los problemas que se le plantean al ser humano, no sólo hay que ser capaz de razonar, sino también debe desarrollarse la capacidad de dejarse convencer por las "mejores razones", vengan de donde vengan. No basta con ser racional, hay que ser razonable.

    El intento de los diálogos socráticos, con los que se inaugura la actividad filosófica, no era tanto el de refutar las tesis de los interlocutores de Sócrates, como el de sacar a la luz sus malas disposiciones para tratar de sanearlas.

    Actividad:

    1.¿Qué relación hay entre la filosofía y el diálogo?

    2. Comenta la frase: "No basta con ser racional hay que ser razonable"

    4.       EL PROBLEMA DE "EL SER".

    La reflexión sobre el ser en general aparece en el mundo clásico y persiste hasta la actualidad. En el pensamiento occidental esta cuestión se plantea desde la metafísica.

    4.1. La metafísica.

    El término metafísica aparece, en el desarrollo histórico del pensamiento, de una manera anecdótica, ya que se atribuye su invención a un recopilador de las obras de Aristóteles, Andrónico de Rodas, que en el siglo I a.C. las clasificó y designó como un conjunto de escritos del filósofo griego con el nombre de "metafísica"- aquello que está más allá de la física- porque eran los libros situados detrás de los de la Física. En todo caso, no hay pruebas concluyentes sobre el origen del término.

    Platón ofrece la primera visión metafísica de la realidad y del ser con su teoría dualista sobre la misma. Hay un mundo sensible, sujeto al cambio, perceptible por los sentidos. Y hay otro mundo, el mundo de las Ideas, que está más allá de lo físico y que se constituye como verdadera realidad.

    Pero es Aristóteles quien establece los fundamentos de esta rama de la filosofía.

    4.2. Definición aristotélica de la metafísica.

    La metafísica es la pregunta por el ser de las cosas, por la realidad en sus últimos principios.

    "Hay una ciencia que estudia el ser en cuanto ser y las propiedades que le corresponden en cuanto tal. No se confunde con ninguna de las llamadas ciencias particulares, porque ninguna de estas otras considera en general el ser en cuanto ser, sino que, recortando una cierta parte del ser, investiga solamente las propiedades esenciales de esa parte" (Metafísica. Aristóteles).

    Para Aristóteles, la metafísica es la Filosofía primera. Es la ciencia que estudia el ser en cuanto ser y se diferencia del resto de las ciencias denominadas particulares.

    La Física, por ejemplo, se ocupa del estudio de los seres en cuanto capaces de movimiento; la medicina, en cuanto capaces de afectación de enfermedad. Es decir, estas dos ciencias particulares estudian una parcela del ser y no su totalidad.

    4.2.1.        La sustancia y los accidentes.

    Según Aristóteles, esa pregunta por el ser hace referencia a los seres concretos. Pero el término ser, por ser un término análogo( es análogo porque expresa en cierto sentido cosas comunes y en otro sentido cosas distintas), se puede predicar de distintas maneras porque puede ser entendido de diversas formas.

    Del ser se puede predicar su esencia, su forma determinada, su cantidad, etc. Así, de un árbol puedo predicar, decir, diferentes cosas; su forma, estructura, colores, etc. Lo mismo de otro árbol cualquiera.

    Sin embargo, en ellos, como en cualquier ser, hay algo que se presenta como primigenio. Que ambos son, con independencia de sus diferencias posibles. En esta exploración de términos, introduce Aristóteles la noción de sustancia en oposición al de atributo o accidente.

    La sustancia (aquello que existe por sí mismo y que está compuesta, según Aristóteles, por materia y forma) es el ser en primera instancia. Si decimos: "Sócrates está sentado", Sócrates es la sustancia porque es el sujeto, aquello que da sustento a las acciones que se le atribuyan   (en este caso, "estar sentado").

    Los atributos o accidentes dependen de la sustancia, son las afectaciones de la sustancia y no pueden ser con independencia de la sustancia. En este caso el accidente sería "estar sentado".

    4.2.2.        Materia y forma.

    Una vez definida la noción de ser y sustancia, Aristóteles afirma que las sustancias individuales está compuestas de materia y forma. Esta teoría se conoce con el nombre de hilemorfismo, que procede de los términos griegos, hyle o materia y morfé o forma.

    La materia es aquello de lo que algo está hecho; la forma, aquello que hace que una cosa sea lo que es. Por ejemplo, Sócrates es una sustancia compuesta de materia (tejidos, huesos, etc.) y una forma (aquello que le hace ser humano). Tú también eres una sustancia con tu materia y forma correspondientes.

    En ambos casos, la forma es idéntica pues ambos son seres humanos, sin embargo, la materia es distinta; por eso, aunque los dos sean iguales en la forma, se diferencia uno de otro por la materia; distinta proporción, distintos rasgos, etc. Aristóteles sitúa el principio de individuación de las sustancias en la materia.

    4.2.3.        El cambio o movimiento.

    Hasta aquí, la reflexión de Aristóteles se refiere al ser en su aspecto estático. Pero una cuestión esencial en el pensamiento filosófico desde los inicios es la reflexión sobre el ser en su sentido dinámico.

    Para Aristóteles, el cambio o movimiento es un hecho evidente por la observación. No se puede negar que la realidad sea, pero tampoco se puede negar que esté sometida al cambio. Conocedor de la problemática suscitada en esta cuestión, en su obra denominada Física abordará los principios que hacen posible el movimiento.

    Aristóteles define el cambio como paso del ser en potencia al ser en acto. La clave explicativa de esta definición estriba en el término privación. Entre el no-ser y el ser cabe una posibilidad distinta a la nada, el llegar a ser. La privación es un llegar a ser; y no una ausencia de ser, una nada, porque esa privación se da en un sujeto permanente, una sustancia que es pero puede llegar se ser otra cosa.

    El ser en potencia es ser como privación. El ser en acto es ser con esa privación ya actualizada. El movimiento sería ese paso, o actualización, de la potencia al acto. Un ejemplo: partamos de un ser, una alumna que estudia 2º de bachillerato. Es un ser concreto, una sustancia. Esa alumna, con el paso de los meses, querrá ser universitaria. Tiene, por tanto, esa privación: la de no ser aún universitaria. Sin embargo, esa privación, ese no ser aún, no anula su ser como estudiante de 2º. Esa privación debe entenderse como una potencialidad, un poder llegar a ser. El paso de bachiller a universitaria no supone un salto en la nada porque la sustancia permanece (la estudiante), pero a la vez cambia, actualiza su posibilidad de ser universitaria.

    4.2.4.        Dios como motor inmóvil y como acto puro.

    Tanto la Física como la Metafísica aristotélicas culminan con la afirmación de la existencia de un Dios como fundamento último del movimiento y de la realidad; Dios como motor inmóvil y Dios como acto puro. Dios físico y Dios metafísico.

    El argumento de Aristóteles es el siguiente: todo lo que es movido es movido por alguna cosa. Como es imposible que la serie llegue al infinito, es necesario que exista un primer motor que no sea movido por otra cosa distinta. Por tanto, el primer motor ha de ser inmóvil. El Dios físico de Aristóteles es el primer motor inmóvil, garantía del movimiento. Se presenta como inmanente al mundo, ya que el movimiento exige una proximidad física que posibilite ese primer impulso de cambio.

    Pero, por otra parte, si ese motor inmóvil es fundamento y explicación del movimiento, lo es porque posee el movimiento en toda su actualización, ya que si estuviera en potencia, en un llegar a ser, de adquirir movimiento, no podría mover. Es eterno, por tanto es acto puro. Ese Dios metafísico sí se presenta como trascendente al mundo; como finalidad última de toda la realidad. Pero este Dios no es un Dios creador y providencialista al estilo de la tradición cristiana, aunque, en todo caso, la realidad, el ser, encuentran su explicación en una instancia de orden superior.

    Actividad:

    1.Define los siguientes términos aristotélicos: metafísica, sustancia, accidente, materia, forma, primer motor inmóvil, movimiento

    4.3. Tipos de metafísica.

    Todo este recorrido por las teorías aristotélicas sobre el ser permite distinguir dos tipos básicos de metafísica que se desarrollan a lo largo de la historia de la filosofía:

    ·         El ser en cuanto tal, en sí mismo, objeto de la metafísica, puede ser entendido acudiendo a una instancia superior que dé razón del mismo. A este tipo de metafísica que recurre a otro plano de la realidad para explicar aquella que se nos ofrece por los sentidos se le denomina tradicionalmente una metafísica espiritualista. También se incluyen en este apartado aquellas metafísicas que explican la realidad concebida como contenido del pensamiento.

    ·         A una metafísica que no recurre a esas instancias distintas, de tipo pseudodivino, y que intenta dar una explicación ontológica y epistemológica del ser en cuanto fenómeno patente a los sentidos, se le denomina metafísica materialista. Es una metafísica de corte físico e histórico.

    Aristóteles se presenta como origen y fundamento de la discusión posterior de estas cuestiones, pues a él se debe una primera estructuración argumentativa de qué es la metafísica en cuanto el estudio del ser y también la solución al problema del movimiento.

    5.       LAS METAFÍSICAS ESPIRITUALISTAS.

    5.1.  Metafísicas espiritualistas y Dios.

    Estas metafísicas  dan una explicación de la realidad atendiendo a un fundamento distinto a la misma; y, por consiguiente y en una primera clasificación, trascendente a la propia realidad que se interroga.

    Este fundamento último- como apuntó Aristóteles- hace referencia a un Dios como principio y fin de la realidad. La cuestión de Dios, su existencia o inexistencia, su intervención o no en el mundo, no es un interrogante de carácter religioso únicamente. El problema de Dios es uno de los de mayor calado filosófico.

    5.1.1. El caso de Descartes.

    Descartes (1596-1650), al aplicar su duda metódica, obtuvo una primera verdad:"pienso, luego existo". Pero, al obtener esta verdad indudable, ¿qué tiene Descartes? Solo un pensamiento que piensa, un yo pensante.

    El único camino que puede seguir Descartes desde su primera verdad- el yo pensante- para construir su sistema filosófico, será analizar las ideas que piensa. Este yo ni siquiera tiene aún corporeidad.

    Para salir del solipsismo, Descartes demostrará la existencia de Dios a partir de ese cogito que solo tiene pensamientos.

    Se plantea Descartes descubrir si, entre las ideas que piensa el yo, puedan existir algunas que no procedan del mismo yo que las piensa. Si esto fuera así, podrá romper ese encerramiento en el que se encuentra ese yo y proceder a la demostración de otras realidades extramentales y, especialmente, a la realidad de la existencia de Dios.

    En ese análisis, distingue ideas que representan sustancias e ideas que representan solo accidentes. Las primeras contienen una realidad objetiva más perfecta que las segundas. Por ejemplo, la idea de la sustancia "silla" tiene una realidad objetiva más perfecta que la idea del accidente "pequeña" referida a la propia silla. Y mucha más realidad objetiva aún que las ideas de sustancias tendrá la idea de Dios, que es pensado como un ser supremo e infinito.

    La cuestión es plantearse por qué hay ideas que tienen una mayor realidad objetiva que otras. Si la realidad objetiva de alguna de esas ideas no puede proceder, en modo alguno, del yo que las piensa, se sigue como consecuencia lógica que el yo pensante no está solo en el mundo. Que existe una realidad extramental ajena a él.

    El razonamiento cartesiano posee una mayor complejidad pero se puede resumir con un ejemplo. El yo pensante puede poseer la idea de "silla". La realidad objetiva de esa idea puede ser producida por esa misma silla o por un ser más perfecto que la silla en cuestión; por ejemplo, el mismo yo pensante.

    Sin embargo, la idea de Dios, ser infinito, no puede ser producida por el propio yo porque este yo no posee una realidad tan elevada y, por tanto, no puede ser el productor de una idea de tales características. Por tanto, ha de existir ese Dios que ponga esa idea en el cogito. Por tanto, Dios existe. Porque, de no existir, no se podría tener esa idea. Esta idea es, además, innata (no adquirida en la experiencia), pues ese pensamiento no tiene aún realidad extramental de la que nutrirse.

    Con Descartes se inicia la modernidad. Sin embargo, su visión de la realidad sigue siendo de corte metafísico espiritualista. Descartes necesita salvar a Dios para presentarlo como garante de todo su sistema filosófico.

    En todo caso, hay una diferencia radical con respecto al pensamiento clásico y medieval. Para los medievales, Dios da razón del mundo. Para los racionalistas, Dios se presenta como una herramienta a usar para dar una explicación del mundo que pretende basarse en la racionalidad.

    5.2. Metafísicas materialistas. El materialismo histórico.

    El pensamiento de Marx es la encarnación más elaborada de las metafísicas materialistas.

    El término materialismo puede aplicarse a un conjunto de teorías filosóficas que solo admiten la existencia de principios inmanentes y materiales en la justificación de la existencia de la realidad y del ser humano. Toda la realidad es explicable desde la materia.

    El materialismo de Marx se conoce como materialismo histórico. La materia, toda la realidad, no está puesta ante el hombre para que este la contemple. La realidad se ofrece para ser transformada. Y esta transformación se da en el tiempo, en la historia. Por eso, el materialismo de Marx es un materialismo histórico.

    En este contexto, la labor de la filosofía no ha de ser una labor meramente teórica consistente en un intento de explicación de la realidad desde la racionalidad. La filosofía tiene que ser praxis, práctica, y su papel es el de transformar el mundo, no solo explicarlo.

    1.3.1. La lucha de clases y la alienación.

    La historia del ser humano es la historia de una continua alienación. Alienación entendida como una situación vital en la que el ser humano se encuentra desposeído de su propio yo. Y, al mismo tiempo, el progreso histórico es la solución a esa alienación. Esta posible contradicción necesita ser aclarada.

    Marx parte, en su análisis, de la sociedad concreta en la que vive. La revolución Industrial, favorece la aparición de una nueva clase social denominada proletariado. El proletariado vive en una situación de explotación y miseria. Frente al proletariado está la burguesía como clase social explotadora.

    Aplicando el método dialéctico, Marx  concibe la historia como un desarrollo de contrarios. Siempre, en cualquier época histórica, ha existido una clase social que ha explotado a otra. La historia es lucha de clases. Una clase social (tesis) oprime a otra (antítesis). Este proceso debe superarse mediante la aparición de un nuevo sistema social que transforme toda la sociedad    (síntesis).

    Esta opresión histórica-alienación- se vertebra en tres planos distintos que, según Marx, deben ser analizados y sacados a la luz para el advenimiento de un nuevo sistema social definitivo: la sociedad comunista.

    a)      Alienación religiosa. Dios es una construcción del hombre; de ese hombre sufriente y explotado que busca, en un hipotético más allá, la felicidad que ahora le falta. Pero este dios inventado, resulta ser una invención alienante. Mientras el ser humano siga creyendo en un más allá que alivie las injusticias y sufrimientos de su vida real, no hará nada para librarse de su opresión. Ese ser humano se resigna y no se subleva. Por eso, para Marx, "la religión es el opio del pueblo".

    b)      Alienación política. El Estado cumple, en definitiva, las mismas funciones que Dios en la religión. Porque aunque el Estado sea creación humana, se convierte en un aparato que mantiene las situaciones de explotación, pues está en manos de la clase capitalista que controla los medios de producción.

    c)       Alienación económica. Fundamento de las otras dos. En la sociedad capitalista, el proletariado es una pieza más en el proceso de producción. Interesa que produzca, con independencia de las condiciones materiales en las que se dé esa producción. El ser humano se convierte en una cosa, una mercancía más que vale un salario al que hay que sacarle cuanto más beneficio mejor.

    Frente a estas alienaciones sostenidas por la urdimbre social, llega el momento de la revolución, concebida como un cambio radical: abolición de la propiedad privada, socialización de los medios de producción, solidaridad entre todos, abolición del Estado. Tras la revolución se instaurará un nuevo orden, una nueva sociedad: la sociedad comunista.

    El surgimiento de esta nueva sociedad tendría diversas etapas- en primer lugar, una dictadura del proletariado que posibilite la desaparición de estructuras anteriores. En segundo lugar, la democracia, como instauración de esa dictadura como estructura política. En último lugar, el socialismo, de marcado enfoque económico y desarrollo social en el que desaparecerán las clases sociales.

    Actividad:

    1.Define los siguientes  términos de Marx: materialismo histórico, materialismo dialéctico, alienación, dictadura del proletariado.

    Actividad:

    1.¿Es lo mismo pensar que razonar? Explícate.

    2.¿Por qué razonar es una actividad necesaria?

  • LAS TEORÍAS ÉTICAS

    1. ¿Qué es una teoría ética?

    La Ética, como parte de la Filosofía, pretende buscar explicaciones racionales que sirvan para argumentar lo que se considera moralmente bueno; de este modo, se puede aspirar a elaborar una moral universal, válida para todas las culturas.

    Pero esta búsqueda de la Ética también ha tenido su historia. Es decir, no siempre se han dado los mismos argumentos, ni se han llegado a las mismas conclusiones. La historia de la Ética integra las distintas maneras de razonar sobre cuál es la mejor manera de vivir y de comportarse. Sus respuestas se denominan "teorías o sistemas éticos".

    La Ética ha elaborado diversas respuestas o teorías éticas. Es necesario conocerlas y estudiarlas, porque nos ofrecen argumentos racionales, y no meros deseos subjetivos, sobre qué puede ser lo mejor para el ser humano. A partir de estos argumentos, podemos intentar descubrir los más universalizables, que proporcionen valores y normas al proyecto ético de convivencia.

  • LA FILOSOFÍA DEL BUDISMO

    Buda, el "Iluminado" o "el Despierto" vino al mundo alrededor del 563 a.C. en Kapilavathu, en el actual Nepal, y murió en el 483 a.C. en Kusinara, es decir, tres años antes del nacimiento de Protágoras y dos décadas largas antes del de Sócrates. Cronológicamente, es por tanto, contemporáneo de los filósofos presocráticos, si bien su pensamiento y su propia vida presenta más paralelismo con el pensamiento y la vida de Sócrates. Aunque el budismo, al que dio origen, es más una religión que propiamente una filosofía, no deja éste de contener doctrinas de interés filosófico.

    Al igual que Sócrates, Buda no dejó obra escrita, sino que sus enseñanzas se fueron transmitiendo oralmente, a través, en primer término, de su discípulo Ananda, hasta formar con el tiempo una amplia colección de escritos conocida por Tipitaka("los tres cestos").

    La "filosofía" eminentemente práctica de Buda parte de la constatación del dolor de la vida. La existencia humana se compone del sufrimiento de la vejez, la enfermedad y la muerte final. Este sufrimiento está causado por la sed de existencia que reside en todo individuo humano. La meta de la reflexión y de la acción no puede ser otra que librar, salvar al hombre de este sufrimiento. La liberación la cifra Buda en la eliminación de la causa que lo provoca: la sea de existencia que ha de verse extinguida, aniquilada en el nirvana.

    Esta doctrina budista se condensa en las cuatro verdades nobles contenidas en el célebre" discurso de Benarés" que Buda pronunció ante un grupo de discípulos:

    1. La existencia es dolor: "el nacimiento es dolor, la vejez es dolor, la enfermedad es dolor, la muerte es dolor, la presencia de objetos odiosos es dolor, la separación de los objetos queridos es dolos, la imposibilidad de obtener lo que se desea es dolor".

    2. La causa del dolor es la sed de existencia. "la verdad sublime sobre el origen del dolor: en realidad, proviene del deseo que conduce de renacimiento a renacimiento y que acompañado del placer de los sentidos procura su satisfacción ora aquí, ora allá, es el deseo del placer, el deseo de la existencia, el deseo del poder".

    3. El dolor se elimina aniquilando la sed de existencia: "he aquí, oh monjes, la sublime verdad sobre la supresión y la extinción del dolor: en verdad que ella es la ausencia de pasiones, la destrucción completa del deseo, el desprendimiento, el abandono, la aniquilación del deseo, la renuncia al deseo".

    Existe una vía, la ley ( Dharma), con ocho estadios para la eliminación del dolor. "he aquí, oh monjes, la sublime verdad sobre la vía que conduce a la eliminación del dolor, ella es la noble senda de las ocho ramificaciones", a saber: 1.conocimiento recto, 2. intención recta., 3.habla recta, 4.conducta recta, 5.vida recta, 6. esfuerzo recto, 7.pensamiento recto, 8.concentración recta.

    El nirvanaes una especie de apatía, de ataraxia estoica, un serenamiento o apaciguamiento de la pasión que conduce a un estado de paz y sabiduría, a una vida despegada del poder y la riqueza como la de Sócrates, con el que también comparte buda el procedimiento dialéctico: a través del diálogo con los discípulos se hace llegar a estos a la verdad, que es una especie de iluminación, de alumbramiento mayeútico. Al igual que Sócrates, se refiere Buda (el Iluminado)a una especie de voz interior que lo guía por la senda correcta: la doctrina budista le fue "revelada" de hecho, según propia confesión, en una "noche de iluminación". Como Sócrates, murió Buda envenenado y empleó los últimos instantes de su vida pronunciando "bellos discursos" ante los discípulos que lo rodeaban. La tradición recoge como la última de sus frases: "Todas las cosas perecen. Luchad sin tregua".

    (González Ruiz A y González Ruiz F. Filosofía y Ciudadanía. Editorial Akal).

     

     

     

     

  • LA EXPLICACIÓN TAOÍSTA DE LA REALIDAD

     La explicación taoísta de la realidad se remonta a la China del siglo VI a. C.: es, por tanto, contemporánea de las primeras explicaciones presocráticas. Recibe su nombre del libro Tao Te Chingque se atribuye al filósofo chino Lao Tsé, contemporáneo de Confucio.

    De Lao Tsé apenas nos han llegado noticias fiables, característica compartida con los presocráticos; pero se sabe que fue bibliotecario de los archivos imperiales. El Tao Te Ching o Libro del Tao y del Tees, como los fragmentos conservados de Heráclito, de carácter aforístico. El Tao,que da nombre a la obra y a la muy ramificada y extendida escuela, es por una parte el camino que ha de recorrer el hombre para llegar a la verdad lo cual recuerda bastante la vía de la verdad de Parménides y por otra al principio mismo de la realidad: una especie de arjé que, no siendo nada determinado, puede llegar a ser cualquier cosa y del que ha surgido el universo visible, lo que nos recuerda al ápeiron de Anaximandro.

    El Taolleva a tal extremo la indefinición del ápeiron que resulta verdaderamente innombrable, pues no es realmente nada: encierra dentro de sí ser y no ser, pero no consiste en ninguno de ellos. No se le puede nombrar, porque poner nombre conceptuar es delimitar, es decir, que algo es algo concreto, determinado y no lo demás, y el Taono es ni la nada ni su contrario. El Tao es anterior al tiempo es permanente y a la razón es inconceptuable, es lo que puede llegar a ser todo, lo que lo encierra en sí todo, pero sin ser nada.

    Aplicando conceptos occidentales puede decirse, para explicar el surgimiento de la realidad a partir de este oscuro pozo que es el Tao,que la esencia de este principio primigenio es el no ser y que su función es ser. El Tees el poder de expansión que posee esa especie de vacío primigenio que es el Tao.Reproduciendo la estructura explicativa presocrática puede decirse que el Te es el principio dinámico que introduce movimiento dentro del Tao,que sería una especie de principio estático.

    Todo ello serían conceptualizaciones del Taooriginario que, en realidad, lo desvirtuarían. Tan pronto como se le pone nombre, esto es, se le conceptúa, se pierde necesariamente su sentido originario y aparece su ser originante de la realidad que nos rodea, su ser "madre de todas las cosas".

    De esta madre primigenia que es el Taopotenciado por el Te, nacen el cielo, la tierra, el yin y el yang, y a partir de ellos la totalidad del mundo fenoménico.

    Para captar el Tao(como principio originario de cuanto existe) hay que seguir un método, un camino, un Taoque consiste en que el hombre se libere de todo deseo, pues el deseo lo es siempre de algo concreto, y lo que se trata de buscar por este camino no es el ser concreto, particular, parcial, sino la totalidad indiferenciada: por ello el deseo desvía siempre de la senda verdadera. La experiencia del Tao,de la totalidad, no es otra que la identificación con esa totalidad, de la que se es parte y la liberación de los pequeños afanes mundanos, de los deseos siempre mezquinos. Por esta vía, sin embargo, se abandona el campo de la filosofía y el caminante se adentraría por las sendas de lo místico e incluso de lo religioso. Estos desvíos, acentuados por el etnocentrismo propio de toda cultura, ha dificultado que Occidente abordara el pensamiento chino primitivo como merece: como otro foco simultáneo e incluso muy anterior el Ching se remonta al siglo XII a.C.- de la filosofía (mundial).

    (González Ruiz, A. y González Ruiz F. Filosofía y Ciudadanía. Editorial Akal)

     

  • CHUANG TSE

    De la vida de este filósofo chino se sabe poco, ni siquiera sus fechas de nacimiento y muerte están claras (alrededor del 360 a.C. para su nacimiento y 275 a.C. para su muerte). Es, en cualquier caso, contemporáneo de Aristóteles, y del filósofo chino Mencio, y sigue, a su manera las doctrinas de Lao Tse.

    En las obras que nos han llegado de él, no resulta fácil distinguir lo surgido de su propia pluma y lo probablemente añadido fieles al contenido y al estilo por discípulos posteriores. El estilo originario y característico de Chuang Tse es brillante y profundo y está plagado de metáforas, figuras literarias, relatos y fábulas que no facilitan su interpretación o que dan pie a interpretaciones múltiples. Usando patrones y terminología contemporáneos, se ha creído hallar en Chuang Tse una defensa del perspectivismo: la realidad depende del punto de vista, la posición, que ocupe el sujeto. Las perspectivas son, por tanto potencialmente infinitas; circunstancia que bien podía conducir a un relativismo(sofistas), según el cual valdrían todas las perspectivas; o bien a un escepticismo(helenístico), para el que no valdría en absoluto ninguna de ellas, sino que la verdadera realidad se nos escaparía.

    En tanto que figura clásica del taoísmo, Chuang Tse parece defender una posición intermedia, la propia del Tao, verdadero principio unitario de la realidad, naturaleza verdadera en la que todas las diferencias se anulan. De esta unidad originaria surgen las perspectivas, las contradicciones aparente. El sabio, el filósofo debe afanarse a través del Tao que es además método, camino por regresar a esa unidad primigenia, por colocarse en el centro de la circunferencia en el cual queda cancelada toda contradicción. Chuang Tse se refiere a una gran rueda cósmica, en el centro de la cual se halla la norma. Ello recuerda enormemente a la doctrina del justo medio aristotélico que no deja de ser un punto central entre dos extremos.

    Con su lenguaje sumamente metafórico, Chuang Tse propone para la ética una especie de equidistancia, una imparcialidad absoluta en la que todas las diferentas se ven eliminadas, en la que todo es uno, cada cosa se convierte en su contraria. Propuesta que parece anticipar la "conmiseración universal" en la que puede desembocar el racionalismo de Leibniz, también desde el perspectivismo, apoyado en ese no haber nada del que no pueda darse razón, que no se pueda explicar y entender y vincular por tanto con el todo, eliminando así cualquier diferencia: "el camino que sube y el camino que baja uno y el mismo son", decía Heráclito con parecida intención y con idéntico gusto literario por el aforismo.

    El mismo estilo literario de Chuang Tse podría querer reflejar frente al seco concepto abstracto que determina y niega la realidad reduciéndola a ser esto, pero no aquello la naturaleza cambiante y viva de la realidad siempre sujeta a interpretación. Empeño que lo emparentaría con Nietzsche, quien también eligió un estilo plástico, fluyente, vivo, frente al estilo conceptual muerto, porque como dirá Spinoza en el siglo XVII "toda determinación es una negación". Chuang Tse no quiere negar la realidad sino dejarla hablar; para ello elige el estilo más apropiado. De hecho se le considera y respeta especialmente por ello como un remoto precursor de la filosofía del lenguaje del siglo XX y su denuncia de las trampas lingüísticas, que más que revelar la realidad la velan.

  • ESTILO DE VIDA Y BEBIDAS ALCOHÓLICAS

    1. EL ALCOHOL ES UNA DROGA.

    El alcohol es una droga de las llamadas legales que produce tolerancia y dependencia. La tolerancia es la característica por la cual la persona que bebe necesita cantidades mayores de alcohol, para obtener los mismos efectos que sentía al principio de su hábito, cuando comenzó a beber. Cuando oímos decir que “fulanito” o "menganito" es una persona que "aguanta" mucha bebida, sin que se le note, estamos diciendo que esa persona está acostumbrada a la bebida, ha desarrollado una tolerancia al consumo de alcohol y necesita, cada vez más cantidad, para sentir los mismos efectos. Al aumentar, progresivamente, la cantidad va apareciendo, poco a poco, la dependencia física y psíquica. La dependencia es el impulso irresistible que se siente para seguir bebiendo de forma continuada o periódica, para evitar las molestias producidas por la ausencia de bebida (abstinencia). Algunos de los síntomas de la dependencia son los siguientes:
    - Cualquier situación sirve de excusa para el consumo de alcohol.
    - La persona manifiesta conductas orientadas prioritariamente hacia la bebida.
    - Aumento de la tolerancia al alcohol.
    - Alivio o evitación de los síntomas típicos de la abstinencia (temblores, ansiedad, sudoración, pérdida del
          apetito, dolor de cabeza, náuseas, vómitos,...).
    - La persona no es del todo consciente del impulso irresistible que siente hacia la bebida.
    - Recaídas continuas tras períodos de abstinencia.
    La dependencia es uno de los problemas más serios del consumo de alcohol, por lo que ha merecido el calificativo de ser la "más importante" droga legal: no sólo por la cantidad de personas dependientes (alcohólicos) sino también por los problemas originados por sus intoxicaciones agudas (borracheras), por su uso casi generalizado entre la población, incluyendo a veces, la niñez y adolescencia y, finalmente, por las consecuencias que tiene para la salud.
     El 63% de la población española y el 60,8% de la población canaria consume alcohol.

    2. ALCOHOL Y PRINCIPALES PROBLEMAS DE SALUD ESPECÍFICOS.

    El alcohol se encuadra dentro del grupo de drogas que actúan sobre el cerebro y el Sistema Nervioso Central (SNC). Consumido en dosis pequeñas, actúa sobre el Sistema Nervioso como un verdadero estimulante, manifestándose por una excesiva verborrea y un exagerado sentido del humor, de modo que la persona parece liberarse de sus preocupaciones. A dosis más altas actúa como un depresor del cerebro y el SNC: a medida que la persona va entrando en la intoxicación aguda, va perdiendo progresivamente el autocontrol y el sentido de la realidad, disminuyendo la capacidad de reacción ante distintos estímulos, llegando a la situación extrema descrita anteriormente. Pues bien, además de los efectos que produce cualquier droga de este tipo, cuando su consumo es habitual y prolongado en el tiempo puede producir distintos trastornos:
    - Trastornos del sistema nervioso: los trastornos y lesiones del sistema nervioso asociados al consumo de alcohol están considerados como importantes, por la frecuencia con que ocurren, su influencia sobre otras complicaciones (accidentes, peleas, traumatismos, etc.) y por sus repercusiones sanitarias y económicas. Estos trastornos y lesiones suelen aparecer en personas que tienen dependencia del alcohol, produciéndose en distintas zonas del cerebro y en los nervios periféricos. La más grave es la demencia (deterioro progresivo e irreversible de las facultades mentales) causada por una atrofia de una zona del cerebro y suele aparecer en un 5-10% de los casos de dependencia producida por esta droga. Le siguen la neuropatía periférica (falta de sensibilidad a nivel de la piel) que suele aparecer con una frecuencia entre un 7 y un 25% de las personas con dependencia, según la misma fuente. La apnea obstructiva durante el sueño (dificultad para respirar durante el sueño) que en algunos casos puede tener fatales consecuencias o incluso desencadenar otros problemas de salud.
    - Cáncer relacionado con el consumo de alcohol: en algunos estudios se ha calculado entre un 3% y un 4% de todas las defunciones producidas por cáncer, siendo los más frecuentes los de boca, faringe, laringe y esófago. Los porcentajes no son los mismos en todos los lugares: en EE.UU., por ejemplo, se estima que el consumo de alcohol es el responsable del 50% de las defunciones por cánceres de boca, faringe y laringe y del 75% de los cánceres de esófago.
    - Aparato digestivo y alcohol: El consumo de alcohol produce irritación de todo el aparato digestivo sobre todo del estómago; si el consumo es mayor o continuado puede producir gastritis alcohólica. También pudieran verse afectados otros órganos como el hígado, en cuyo caso pudiera producirse una degeneración grasa del hígado, hepatitis alcohólica, cirrosis hepática o afectar a otros órganos como el páncreas, produciéndose en este caso, una pancreatitis (inflamación del páncreas).
    - Accidentes y violencias se relacionan frecuentemente con el consumo de alcohol: diversos estudios atribuyen al alcohol de un 30-50% de los accidentes de tráfico y de un 20-30% de los accidentes laborales. Cuando el grado de alcoholemia es elevado, aumenta el riesgo de padecer un accidente más grave, aumentando también la mortalidad debido a la gravedad de las lesiones. Existe una clara evidencia de relación entre consumo de bebidas alcohólicas y lesiones por quemaduras, hipotermias (bajada de la temperatura corporal por debajo de lo normal), ahogamiento por sumergimiento, accidentes domésticos y otros. En algunos estudios se han encontrado alcoholemias superiores a un gramo por litro en el 42% de las defunciones por accidentes domésticos. También existen estudios que demuestran que en el 53% de las caídas hubo un consumo previo de alcohol. Otros estudios consideran que en el 70% de las muertes por caídas, los accidentados habían consumido alcohol. Por otro lado, resulta evidente la importancia del consumo de alcohol como factor de riesgo del suicidio, dada la relación existente entre la dependencia alcohólica y la depresión. Algunos estudios han encontrado que en el 15-64% de todos lo intentos de suicidio hay un consumo de alcohol inmediatamente anterior.
    - El consumo de bebidas alcohólicas acentúa y agrava los factores de riesgo cardiovascular: esta asociación también resulta evidente existiendo coincidencia científica al respecto. Seguidamente hacemos un recorrido por los distintos factores de riesgo y su relación con el alcohol.
    ** El consumo habitual de alcohol acentúa y empeora la obesidad: sobre todo la obesidad central; no olvide que un gramo de alcohol equivale a 7 kilocalorías vacías, ya que no tienen valor nutritivo. Las calorías de una bebida están en función de la graduación: los vinos suelen estar en torno a los 122 (12% de alcohol), mientras que los aguardientes y bebidas destiladas (ron, whisky, etc.) pueden tener entre 20'y 500 (entre el 20 y el 50% de alcohol); como consecuencia, un cubata a base de cola y ron o ginebra puede aportar unas 300 kilocalorías vacías, debido al alcohol y la cola. Estas calorías de más acentúan el problema del sobrepeso y de la obesidad.
    ** Agrava el problema de la hipertensión: el alcohol es una droga estimulante que actúa sobre el SNC haciendo que el corazón lata más deprisa, aumentando la tensión arterial o, también, indirectamente, empeorando otros factores de riesgo que a su vez agravan la hipertensión. En cualquiera de los casos, resulta evidente que en las personas con hipertensión, a mayor consumo de alcohol se corresponden cifras de tensión más altas, aumentando el riesgo de un accidente cardiovascular. Por tanto, deben reducir o abstenerse de consumir bebidas alcohólicas. La reducción del consumo contribuye a perder peso, reducir los niveles de grasas y, consecuentemente, a disminuir la presión arterial.
    ** Agrava la situación de quienes llevan una vida sedentaria: la actividad física es la única manera voluntaria de gastar energía; en el caso de las personas que llevan una vida sedentaria y son consumidores habituales de bebidas alcohólicas, no sólo no se realiza ese gasto energético, sino que se aumenta la ingesta calórica.
    ** Aumenta los niveles de grasas en sangre: el consumo habitual, de bebidas alcohólicas se relaciona con el aumento de las cifras de colesterol total en sangre (CT), con el aumento de los triglicéridos y con el aumento de las lipoproteínas de baja y alta densidad (LDL-colesterol o colesterol malo y HDL-colesterol o colesterol bueno). Estas alteraciones de los lípidos o grasas en sangre contribuyen a deteriorar las arterias por la formación de placas fibrosas que impiden progresivamente el paso de la sangre, además de acentuar otros problemas relacionados con la salud.
    ** Efectos sinergéticos del tabaco y alcohol: existen estudios que demuestran que el alcohol y el tabaco actúan sinérgicamente; es decir, que cuando consumimos simultáneamente bebidas alcohólicas y fumamos, estas sustancias tienen un efecto multiplicador, siendo muy superior a la suma de sus efectos individuales. Es más, como ambas sustancias tienen, desgraciadamente, una gran aceptación social (cada vez menos), lo uno suele llevar a lo otro: la persona fumadora cuando bebe suele fumar más, aumentado el riesgo de un accidente cardiovascular.
    ** Empeora la diabetes: esta circunstancia resulta particularmente grave, por los efectos que tiene el consumo de alcohol en el control de la enfermedad, produciendo episodios de hipoglucemia (bajada de glucosa en sangre por debajo de los niveles normales: 70/110 mg/dl), con el consiguiente riesgo para la salud de la persona diabética. En otros casos, puede tener el efecto contrario, hiperglucemia (niveles altos de glucosa en sangre), sobre todo cuando se trata de bebidas dulces o con mezclas con cola, empeorando el control de la enfermedad y aumentando los riesgos de las complicaciones de la diabetes (retinopatía, neuropatía, nefropatía, vasculopatía y en general enfermedades del corazón).
    ** Enfermedades cardiovasculares y alcohol: como consecuencia de todo lo anterior, a través de los factores de riesgo se llega al sistema cardiovascular, de modo que el consumo de alcohol termina afectando a este sistema por diversas vías, pudiendo producir diversos trastornos coronarios y arritmias cardíacas en los que no procede entrar aquí. No obstante, además de lo dicho, es preciso que sepa que el alcohol tiene un efecto tóxico sobre el músculo del miocardio, reduciendo la contractibilidad cardiaca. Recuerde que en Canarias el 47% de la población muere de un problema cardiovascularl1 y para lograr bajar ese porcentaje es preciso evitar los factores de riesgo y consecuentemente, disminuir o suprimir el consumo de bebidas alcohólicas.
    3. SI NO BEBES, MEJOR.  SI BEBES, QUE SEA CON MODERACIÓN, PERO “OJO”.

    Visto todo lo dicho anteriormente, si no consumes bebidas alcohólicas, enhorabuena, continúe así; pero por lo general, esto no suele ser lo habitual: la gente bebe y trata de convencerte, con mil y una excusas de todo tipo, para justificar las razones por las que lo hace. No faltan personas de uno y otro sexo, jóvenes o de mediana edad, que afirman no beber absolutamente nada de alcohol durante la semana, justificando de este modo, las enormes cantidades que ingieren en el fin de semana. ¡Error! Es preferible beber una copa de vino, todos los días, en las comidas (almuerzo y cena), que bebérselas todas juntas el sábado por la noche.
     Actualmente asistimos a un debate sobre los efectos beneficiosos del alcohol sobre la salud, argumentándose que un consumo moderado tendría un efecto protector sobre la enfermedad del corazón (cardiopatía isquémica), no faltando personas y colectivos que se oponen frontalmente a que se divulguen estas razones, por entender que es dar excusas para continuar consumiendo alcohol, a pesar de las consecuencias sociales, familiares, económicas y sanitarias que está teniendo en nuestra sociedad.
     En medio de esta polémica, si no bebe, mejor. ¡Enhorabuena! Continúe así. Si bebe, hágalo con mucha moderación, y cuidado con el abuso. El vino puro es una bebida de menor graduación alcohólica y contiene sustancias beneficiosas para la salud, y frente a otras bebidas alcohólicas, su consumo moderado puede ser positivo. Se trata de los taninos que tienen el efecto de subir las cifras de HDLcolesterol (colesterol bueno), evitando la formación de placas aterogénicas en las arterias. Parece ser que el aumento del HDL-colesterol tiene relación con una enzima fabricada por el hígado y que es el vino tinto el que pone en marcha esta reacción metabólica. Esta actitud ante el alcohol es preciso incorporarla a nuestro estilo de vida y no perder de vista que estos beneficios para la salud se producen con el consumo de cantidades moderadas y que, a partir de determinados niveles, produce los indeseables efectos descritos en la nota anterior.

    GLOSARIO DE TÉRMINOS MÁS DESTACADOS:

    Alcohol: Es la droga más aceptada por la sociedad. Es un depresor del sistema nervioso central que influye en el cerebro progresivamente, produciendo inhibición conductual y emocional. Por tanto, no es un estimulante; la euforia inicial se debe a que adormece los centros cerebrales responsables de la inhibición y del control.
    Alcoholemia: Es la cantidad de alcohol que hay en la sangre después de ingerirlo, y es proporcional a la cantidad que se bebe y a la mayor/menor concentración de alcohol de la bebida que se toma.
    Alcohólicos/as: Bebedores/as excesivos/as con una dependencia al alcohol que se manifiesta por la existencia de una alteración mental ostensible o por manifestaciones que afectan a su salud física y mental, a las relaciones con otras personas y a su comportamiento social y económico, o que estén en vías de mostrar estos trastornos.
    Alcoholismo: Es una enfermedad consistente en la dependencia patológica del alcohol. La persona alcohólica es quien la sufre, de tal manera que sus conductas están centradas en la bebida.
    Cirrosis hepática: inflamación y destrucción crónica del hígado.
    Demencia: deterioro progresivo e irreversible de las facultades mentales que causa graves trastornos de conducta.
    Gastritis: inflamación de la mucosa del estómago.
    Hiperglucemia: aumento del nivel de glucosa en sangre por encima de 126 mg/dl.
    Hipoglucemia: bajada del nivel de glucosa en sangre por debajo de los niveles normales (70 - 110 mg/dl).
    Nefropatía: enfermedad provocada por un deterioro de los vasos sanguíneos de los riñones que termina dañando a este órgano (enfermedad del riñón). El riñón deja de realizar la función de eliminar las impurezas de la sangre, obligando a los pacientes a realizar diálisis extracorpórea para eliminar esas sustancias.
    Neuropatía: enfermedad del sistema nervioso, siendo la causa de la falta de sensibilidad a nivel de piel, particularmente en las piernas.
    Retinopatía: enfermedad de la vista producida por daños en la retina debido al deficiente suministro de glucosa a las células de este órgano de la visión. Véase cita anterior.
    Vasculopatía: falta de riego sanguíneo (mala circulación). La enfermedad se caracteriza por la aparición de una serie de síntomas: piel fría, lisa, sin bello, pálida, aumento del grosor de las uñas, dolor intermitente cuando caminamos que se alivia con el reposo (lo que obliga al paciente a realizar frecuentes descansos) y lenta cicatrización de las heridas.

    CUESTIONES A TRABAJAR:  ¿qué es para ti el alcohol?, ¿quiénes son las personas que la utilizan?, ¿qué consecuencias produce?, ¿Es bueno o malo el alcohol?, ¿es buena o mala esta droga?, ¿es lo mismo una persona enferma que una drogodependiente, y cuáles son las diferencias, si las hubiese?, ¿qué crees que diferencia al alcohol del resto de las drogas? ¿crees que hace falta el alcohol para ligar?, ¿y para romper el hielo con otras personas?, ¿quiénes de esta clase nunca han bebido?,  si es que hay alguien ¿por qué nunca han bebido?,....

  • ¿CUENTO O TRISTE REALIDAD?


    PODRÍA SER UN SIMPLE CUENTO INFANTIL PERO.....

         Todos los días, muy temprano llegaba a su empresa la hormiga productiva y feliz. Allí pasaba sus días, trabajando y tarareando canciones. Ella era productiva y feliz, pero no era supervisada dada su competencia.
         El ABEJORRO gerente general consideró que ello no era posible, así que se creó el puesto de supervisor, para el cual contrataron a un ESCARABAJO con mucha experiencia.
         La primera preocupación del ESCARABAJO supervisor fue organizar la hora de llegada y de salida y también preparó informes.
         Pronto fue necesario contar con una secretaria para que ayudara a preparar los informes, así que contrataron una ARAÑITA que organizó los archivos y se encargó del teléfono.
         Mientras tanto la hormiga productiva y feliz trabajaba y trabajaba, siempre cumplía. El ABEJORRO gerente general estaba encantado con los informes del ESCARABAJO supervisor, así que pidió cuadros comparativos y gráficos, indicadores de gestión y análisis de tendencias.
         Entonces fue necesario contratar una CUCARACHA ayudante para el Supervisor y fue indispensable un nuevo ordenador con impresora.
         Pronto la hormiga productiva y feliz dejó de tararear sus melodías y comenzó a quejarse de todo el papeleo que había que hacer ahora.
         El ABEJORRO gerente general, entonces, consideró que era momento de adoptar medidas. Así crearon el cargo de gerente del área donde trabajaba la hormiga productiva y feliz.
         El cargo fue para una CIGARRA que alfombró su oficina e hizo adquirir un sillón especial. El nuevo gerente del área - claro está - necesitó un nuevo ordenador y -cuando se tiene más de un ordenador- se necesita una red local.
         El nuevo gerente pronto necesitó un asistente (que había sido su Ayudante en la empresa anterior), para que le ayudara a preparar el plan estratégico y el presupuesto para el área donde trabajaba la hormiga productiva y feliz.
         La HORMIGA ya no tarareaba sus viejas melodías y cada vez se le notaba más irascible. Tanto papeleo para qué, es qué acaso ella no trabajaba bien.
         "Vamos a tener que contratar un estudio de clima laboral un día de estos" dijo la CIGARRA.
         Pero un día el gerente general, al revisar las cifras, se dio cuenta que la unidad de negocios (donde trabajaba la hormiga productiva y feliz) ya no era tan rentable como antes. La hormiga estaba agobiada y no se valoraba para nada su trabajo.
         Así que contrató al BÚHO, prestigioso consultor, para que hiciera un diagnóstico.
         El BÚHO estuvo tres meses en la empresa y pronto emitió un sesudo informe:
    "Hay demasiada gente en este departamento ".
         Así el gerente general siguió el consejo del consultor y... despidió a la hormiga.
      
      Que Moraleja debe extraerse:
     No se te ocurra por nada del mundo ser una hormiga productiva y feliz. Es preferible ser un inútil e incompetente, se vive bien y se trabajo muy poco. Los incompetentes no necesitan supervisores, para qué?, todo el mundo lo sabe. Si a pesar de todo eres productivo, no demuestres por nada del mundo que eres feliz. No te lo perdonarán.
         Pero si a pesar de todo lo anterior te empeñas en ser una HORMIGA PRODUCTIVA Y FELIZ, instala tu propia empresa, por lo menos que no vivan a tu costa abejorros, escarabajos, arañitas, cucarachas, cigarras y búhos de este mundo que sólo buscan vivir bien, figurar, quedar bien,... y fastidiar a los demás.     

       Y después de esto ¿qué quieres ser?. Espero que hormiga luchadora, de lo contrario nunca cambiará nada. Hormiga que dé caña a los gandules.

     

  • RENEÉ CASSIN Y ELEANOR ROOSEVELT

       Fueron los inspiradores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

     Reneé Bassin fue el principal inspirador de la Declaración. Juez y jurista francés, formó parte de la  delegación de su país en la ONU y fue el principal redactor de la Declaración. En 1968, cuando recibió el Premio Nobel de la Paz, dijo: “ la Declaración representa un ideal para nosotros, esboza nuestros criterios de  comportamiento. Pero un vistazo a la realidad es suficiente para mostrarnos que estamos lejos del ideal. Ningún país, ni siquiera el más avanzado, puede enorgullecerse de cumplir todos los artículos de la Declaración.

    Eleanor Roosevelt, esposa del presidente norteamericano Franklin D. Roosevelt, formó parte de la delegación de su país ante la ONU y presidió la comisión encargada de redactar la Declaración. Sin ser una experta jurista, aportó su sensibilidad por los más desfavorecidos y logró que países con posiciones enfrentadas llegasen a un acuerdo

  • RYAN HRELJAC

    Ryan Hreljac(Canadá, 16 años). Ha creado una fundación para construir pozos en África. En primer curso de primaria, con seis años de edad, Ryan aprendió que en muchos lugares de África la gente moría por no tener agua potable que beber (sigue siendo así: todos los días mueren 6000 niños por falta de agua potable).Cuando Ryan descubrió que existía un problema tan grave, decidió recaudar dinero para construir pozos. Trabajó cuatro meses para ahorrar los primeros 70 dólares y luego siguió recaudando dinero hasta que pudo financiar la construcción del primer pozo en África. Ryan recibió el apoyo de ONG que trabajan por el desarrollo en los países más pobres y creó su propia fundación:Ryan`s Well Foundation (Fundación de los Pozos de Ryan). Hasta el momento, ha recaudado más de un millón de dólares, con los que se han construido más de 300 pozos en 14 países de África, que abastecen de agua potable a medio millón de personas. Ryan tiene muy clara una cosa: “ no deberíamos vivir en un mundo así”

     

La meta ideal de la filosofía sigue siendo puramente la concepción del mundo, que precisamente, en virtud de su esencia, no es ciencia. la ciencia no es nada más que un valor entre otros.

Autor: Edmund Husserl

Compartir artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Área privada

Hay 148 invitados y ningún miembro en línea

ACFILOSOFIA usa cookies para darle un mejor servicio.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto