DISTINTAS CLASES DE CIUDADANÍA

 El ejercicio de la ciudadanía ya no se limita sólo a disfrutar de los derechos políticos, civiles y sociales, sino también a participar en condiciones de mayor igualdad en las actividades relacionadas con la vida política. En las sociedades actuales emergen, pues, nuevas formas de ciudadanía que se pueden clasificar en:

 

1. Ciudadanía activa. Bajo esta perspectiva se acentúa el sentimiento de pertenencia a una comunidad y el ejercicio o práctica de la ciudadanía como dimensiones esenciales del ser ciudadano. Se da importancia al compromiso cívico y a la participación activa y creativa de los ciudadanos en la gestión de los asuntos comunes o públicos.

2. Ciudadanía ambiental. Quienes abogan por este tipo de ciudadanía inciden en la preservación y el cuidado del medio ambiente.

3. Ciudadanía cosmopolita. Se refiere a una concepción de la ciudadanía que va más allá de los límites territoriales de los Estados. Engloba a las personas de todas las culturas, al margen de su origen territorial.

4. Ciudadanía crítica. Esta perspectiva de la ciudadanía sólo es posible en el contexto de una sociedad donde las personas asumen, con todas las consecuencias, una "cultura cívica". Dentro de este tipo de cultura, los ciudadanos se comprometen a construir una sociedad más justa, participando activamente en los proyectos de la comunidad y buscando alternativas deseables para un mundo mejor.

5. Ciudadanía diferenciada. En las sociedades multiculturales actuales, la ciudadanía debe tomar en consideración la cultura, las identidades y los derechos de los distintos grupos que conforman nuestra sociedad. La diferenciación de grupos es un hecho, pero no se puede favorecer a grupos privilegiados que ejercen su poder sobre los oprimidos.

6. Ciudadanía económica. Bajo este modelo se defiende la idea de que la "empresa ciudadana" debe ser un espacio donde se pueda ejercer la ciudadanía y formar ciudadanos. En este contexto se ha de promover, al menos, un clima laboral armónico y un cuidado esmerado del entorno.

7. Ciudadanía global. Se refiere al ejercicio de la ciudadanía desde una perspectiva amplia, que fomente el respeto y la valoración de la diversidad, el aprecio por el medio ambiente y el consumo responsable, así como el respeto de los derechos humanos.

8. Ciudadanía intercultural. Se trata de una ciudadanía amparada en los siguientes valores: el respeto, la aceptación y el reconocimiento; la cooperación y solidaridad; el pensamiento crítico, la democracia cultural, la globalización ecológica y la justicia social. Se busca una ciudadanía respetuosa con la identidad de cada uno de los grupos.

9. Ciudadanía local. Este modelo recoge la idea de que, por una parte, debe existir un reconocimiento jurídico de derechos individuales y homogéneos para todos los habitantes de un Estado; por otra, también se debe reconocer a determinados grupos diferenciados para que dispongan de derechos como colectivo en un territorio concreto en el que habiten.

10. Ciudadanía multicultural. Hace referencia a la identidad cívica, esto es, a los aspectos sociales ligados al sentimiento de pertenencia a una comunidad y a las actitudes con que vivimos los vínculos que nos unen a otras personas de diversas culturas.

11. Ciudadanía múltiple. Bajo esta perspectiva se considera a un ciudadano o ciudadana como sujeto de varias nacionalidades, muchas veces derivadas de su situación de emigración.

12. Ciudadanía paritaria. Recoge la idea de una participación equilibrada de mujeres y hombres en la toma de decisiones. Esto puede generar ideas, valores y comportamientos diferentes, que vayan en la dirección de un mundo más justo y equilibrado tanto para las mujeres como para los hombres.

(AA. VV. Filosofía y Ciudadanía. Bachillerato. Editorial Mc Graw Hill. Madrid. 2008)

ACFILOSOFIA usa cookies para darle un mejor servicio.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto