CIUDADANÍA DEMOCRÁTICA Y RETOS DEL FUTURO

Vamos a hacer una breve reseña de los retos más importantes que la ciudadanía democrática va a afrontar en el futuro inmediato. Entre ellos tenemos lo siguientes:

  1. a)El reto de la participación: los esfuerzos que demandan las labores cotidianas de la esfera privada, la complejidad de los problemas abordados, la sensación de que “ mi voto no vale para nada”, la ideología del mercado que nos lleva a buscar solo nuestro beneficio privado, las informaciones sobre corrupción e incompetencia de la clase política, la delegación de la responsabilidad personal en las instituciones del Estado, etc., son factores que empujan en una misma dirección, de desafección creciente de la ciudadanía por la política y los políticos.
  2. b)El reto de la globalización: a problemas globales, análisis y soluciones globales, que solo se pueden demandar desde una ciudadanía cosmopolita y desarrollarse en una articulación de la política a través de organismos supraestatales con competencias planetarias.
  3. c)El reto de la información: la ciudadanía democrática debe ser capaz de formarse una opinión crítica y autónoma por encima del inmenso ruido mediático.
  4. d)El reto de la convivencia: las sociedades actuales serán, cada vez más, sociedades multiculturales que, desde el respeto a la diversidad- con los límites evidentes de la dignidad de las personas y sus derechos-, deben aprender a convivir en paz, una paz fruto de la justicia. En definitiva, se trata de que el ideal de ciudadanía logre aquello que se propone: ser un ideal de convivencia universal, compartido por los hombres y mujeres de toda condición.
  5. e)El reto de la universalización: por eso la dignidad de todos- con sus valores morales, derechos y deberes e instituciones- debe ser igualmente respetada en todas partes. Y la ciudadanía democrática tiene la obligación moral de desarrollar una nueva política inspirada en este principio fundamental.
  6. f)El reto del uso humanitario de la tecnología, que debe estar al servicio de la vida humanizada, y no la persona al servicio del desarrollo tecnológico.
  7. g)El reto del control político de la economía, pues esta debe estar sometida a los intereses de la humanidad, que no coinciden necesariamente con los de los agentes económicos. Estos intereses son el reconocimiento igualitario de la dignidad de las personas en todo el planeta evitando el colapso ecológico.

(Pérez Carrasco J. Bien pensado. Filosofía y Ciudadanía. Editorial Pearson Alhambra. Madrid. 2008)

ACFILOSOFIA usa cookies para darle un mejor servicio.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto