EL DARWINISMO

ORIGEN Y EVOLUCIÓN DE LA ESPECIES: EL DARWINISMO

Entre 1831 y 1836 Charles Darwin se embarcó a bordo del Beagle para llevar a cabo una serie de investigaciones. Los datos que recogió a lo largo de su viaje por Sudamérica y las Islas del Pacífico le hicieron dudar de que no existiera ninguna relación entre la gran variedad de especies que se iba encontrando. Sus observaciones le conducían a establecer, por el contrario, muchos rasgos en común. De esta forma, Darwin llegó a la conclusión de que las distintas especies de pinzones que vivían en las islas Galápagos procedían de una única especie común.

 

Al regreso de su expedición, Darwin comenzó a elaborar una teoría de la evolución de las especies pero, una vez ultimada, no se atrevió a publicarla. Temía la reacción desfavorable de la mentalidad fijista de la época y, además, en ella se cuestionaba el origen divino de la creación del mundo. Sin embargo, pasado un tiempo, Wallace le pidió su opinión sobre una teoría que él había elaborado. Había llegado por separado a la misma conclusión que Darwin sobre la selección natural, así que en 1858 ambos presentaron como coautores la publicación de su teoría ante la Linnean Society. Un año más tarde Darwin publicó en solitario "El origen de las especies", obra donde expone la teoría más importante del siglo XIX y que se puede comparar a la revolución astronómica de Copérnico y a la mecánica de Galileo y Newton. En síntesis, la teoría de la evolución se basa en las siguientes afirmaciones:

*Todos los seres vivos tiene un origen común. Los seres vivos están emparentados entre sí porque descienden de la primera forma de vida, de la que se generaron lentamente todas las demás. De hecho, la diferenciación histórica de los vertebrados se produjo desde los pisciformes, de estos se ascendió a los anfibios y luego a los reptiles, de los que se originarán, finalmente, por una parte las aves y por otra los mamíferos. Los coetáneos de Darwin no aceptaron esta idea y, menos aún, que el ser humano estaba incluido en esta cadena. El hombre pasaba de ser un ser especial a tener el mismo antepasado que los demás animales: esto era algo inadmisible en aquella época.

*Las especies evolucionan. Las especies aparecen, se extinguen y cambian constantemente, pero nosotros no podemos constatar cambios que se producen a muy largo plazo. La naturaleza es algo dinámico y, por ello, el medio en el que esas especies se desenvuelven también varía. Mientras que Lamark creía que los caracteres adquiridos podían ser heredados y consideró que en ello radicaba la causa principal de la evolución, Darwin atribuye el cambio evolutivo a la herencia de variaciones espontáneas.

*Gradualismo. El proceso de cambio es progresivo y no hay saltos repentinos y discontinuos de una especia a otra. En cada generación se producen variaciones entre los individuos de una especie que son transmitidas a su descendencia. A lo largo del tiempo, los múltiples cambios acumulados por las distintas generaciones pueden dar lugar a una diferencia específica con respecto al grupo inicial, lo que supone el nacimiento de otra nueva especie a partir de la primera.

*La selección natural, Se trata del gran descubrimiento de Darwin y Wallace. Es el mecanismo que produce la evolución. Opera en dos momentos:

_ En cada generación nacen individuos con distintas características particulares. Esto proporciona una gran variedad genética.

_Todos los individuos luchan por sobrevivir en un entorno hostil. Esto es así porque la población aumenta en cada generación siempre en una proporción menor que el alimento disponible. A ello se suma que unas especies deben luchar contra otras para asegurarse alimento y territorio, además de contra un medio ecológico en cambio constante al que han de adaptarse para no morir.

La idea de la existencia de una selección natural se encontraba en la obra de Malthus "Ensayo sobre la población", publicada en 1838. Este pensador ya afirmaba que cuando no hay bastante comida para todos, sobreviven sólo los más fuertes, mientras que los más débiles mueren y desaparecen. Si las condiciones ambientales cambian, subsisten quienes poseen las características más favorables a las nuevas condiciones. Sólo los individuos más dotados sobreviven en esa lucha por la supervivencia. Después, estos especímenes se reproducen y transmiten a su descendencia los nuevos caracteres.

En el caso de las jirafas, existieron diversos tipos: con cuellos más largos o más cortos. Todas comían hierba, pero sólo las que poseían el cuelo más largo pudieron alimentarse también de las hojas de los árboles cuando las condiciones ambientales cambiaron y la hierba desapareció. Así pues, sólo sobrevivieron hasta nuestros días aquellas que tenían el cuello más largo.

En conclusión, resulta obvio que sólo podrán sobrevivir los individuos mejor dotados de cada especie. Aquello que posean variaciones favorables se beneficiarán de ellas y las transmitirán a su descendencia, de forma que se conservarán los rasgos beneficiosos y desaparecerán los perjudiciales.

Darwin observó que la selección artificial que los ganaderos ponían en práctica proporcionaba cada vez mejores ejemplares. En el caso de la selección natural nadie dirige el proceso, ni el medio ecológico ni tampoco el propio ser vivo.

La selección natural no es el resultado del intento de los individuos por adaptarse al medio, sino que casualmente un organismo nace con una modificación que, también por azar, le proporciona una ventaja en el medio en el que vive. Al hacer uso de esta ventaja tiene acceso a más recursos que sus semejantes, lo que le permite reproducirse más que ellos y hacer que su modificación se propague.

(AA. VV. Filosofía y Ciudadanía. 1º Bachillerato. Editorial Mc Graw Hill. Madrid.2008)

ACFILOSOFIA usa cookies para darle un mejor servicio.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto