LA VERDAD COMO CORRESPONDENCIA

METAFISICAEn su Metafísica escribe Aristóteles: “dice la verdad el que juzga que lo separado está separado y que lo unido está unido”. Se puede entender esta frase como una acertada  anticipación de la teoría de la correspondencia. Primero, porque la verdad aparece como un decir, como un juzgar y, segundo, porque la verdad se muestra como la coincidencia entre lo que se dice o juzga y lo que sucede o lo que de hecho es: dice la verdad quien afirma que está separado lo que realmente está separado o que está unido lo que, de hecho, está unido.

La teoría de la correspondencia afirma que un enunciado es verdadero si lo que describe corresponde a los hechos tal como se conocen. Pero no todo es tan sencillo. Por una parte, porque la correspondencia puede entenderse en un sentido fuerte: como identidad o como igualdad total entre lo que se enuncia y lo que es; y en sentido más flexible: como algún tipo de relación entre lo enunciado y el conocimiento que se tiene de los hechos. Por otra parte, porque el conocimiento de los hechos ya supone una cierta verdad en lo conocido: lo que se dice es verdadero si corresponde con lo que se sabe que es verdad que ocurre; por ejemplo, se puede decir que es verdad afirmar que la nieve es blanca porque coincide con lo que se sabe: que es verdadero que la nieve se blanca. Se produce, pies, un círculo vicioso( técnicamente, una petición de principio) que no aclara nada.

Y aún más. Existen enunciados que son verdaderos y que no corresponden a ningún hecho porque no describen nada: “leo o no leo” es un enunciado verdadero y, sin embargo no describe ningún hecho. Es una verdad lógica, esto es, es un enunciado verdadero en tanto que su estructura lógica es válida y su tabla de verdad da como resultado una tautología.

Esta es una de las objeciones que se pueden hacer a la teoría de la verdad como correspondencia. Esta concepción también es problemática cuando formulamos algunas de las siguientes cuestiones: ¿En qué consiste la correspondencia entre lo que decimos y la realidad? ¿Cómo puede saberse lo que algo es con independencia de nuestro decir? ¿Qué papel desempeña el decir en la determinación de lo verdadero y qué papel corresponde a los objetos? ¿Es posible salir de nosotros mismos y de nuestro lenguaje comprobar la conexión entre el pensamiento y la realidad desde una posición objetiva y externa a esa relación?

Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado; está fundado en nuestros pensamientos y está hecho de nuestros pensamientos.

Buda (563 AC-486 AC) Fundador del budismo.

Compartir artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Área privada

Hay 231 invitados y ningún miembro en línea

ACFILOSOFIA usa cookies para darle un mejor servicio.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto