PROBLEMA CON LA VELOCIDAD DE LA LUZ

   Alrededor de 1880 dos norteamericanos, Albert Michelson y Edgard Morley, provistos simplemente de un gran reloj de cuerda y unos espejos, se aplicaron a medir la velocidad de la luz. Sabiendo, como sabemos, que la velocidad es relativa, esperaban encontrar una discrepancia entre la observación de la velocidad de la luz que viene del Sol cuando se beneficia del giro de la Tierra y cuando el giro de la Tierra desplaza al observador en la dirección opuesta. (La velocidad de la Tierra es considerable.  
Lo que ocurre es que, como todo se desplaza en armonía, no nos damos cuenta.) Intentaron, como pudieron, orientar los espejos de una y otra forma, e incluso utilizaron un espejo rotatorio de caras múltiples, entre ambos, para ampliar la distancia en la que se mide la luz, pero ni Michelson ni Morley pudieron encontrar diferencia significativa alguna en las velocidades de la luz que midieron. Siempre parecía desplazarse a alrededor de 300.000 km por segundo.  
Michelson_y_Morley

¿Hubo algún fallo en el experimento? (¿Debían haber utilizado relojes de agua?).

Comentario:
   Los científicos, especialmente los astrónomos, han estado midiendo la velocidad de la luz durante mucho tiempo. Galileo (1564-1642) mandó a un ayudante a una colina en Italia para enviarle señales de destellos luminosos, utilizando linternas, en un intento pionero, valiente e inútil, por ver cuánto tiempo le lleva a la luz recorrer el espacio. (Se frustró por lo variable que es la velocidad de reacción de hasta el más atento de los ayudantes.)
Un siglo más tarde, el astrónomo danés Olaf Roemer lo hizo un poco mejor al incrementar la distancia que tenía que recorrer la luz en millones de kilómetros utilizando las lunas de Júpiter como referencia; esto le permitió ver que llevaba una cantidad de tiempo suficiente para poder contar.
   Así se demostró, por primera vez, que la luz definitivamente tiene velocidad. No se suscitó para nada que siempre viaja a la misma, lo cual era mucho más inesperado. Sin embargo, al margen de lo elemental de su tecnología, Michelson y Morley identificaron correctamente el principio definitivo de la física moderna. La luz siempre viaja a la misma velocidad en el espacio (va un poco más despacio al atravesar líquidos y puede verse afectada por la gravedad, de forma particularmente notoria por los agujeros negros). Las teorías de la relatividad de Einstein lo único que hicieron fue "redescubrir" este hecho. De este experimento se siguieron un importante número de cosas, sin ir más lejos la relatividad de tiempo y del espacio.
   Que esto ocurra con la luz puede parecer tonto. Pero supongamos que somos una galaxia que se aleja de otra galaxia con una aceleración de tres cuartas partes de la velocidad de la luz ( y de hecho lo hacemos respecto a algunas galaxias). Supóngase entonces que hay otra galaxia, diametralmente opuesta y todavía muy lejos, y que se aleja de la del medio un poquito por debajo de un cuarto de la velocidad de la luz. Entonces, si se pudieran sumar todas las velocidades, como pueden serlo en la mayoría de las velocidades, llegarían un día en que la tercera galaxia, la más distante, parecería desaparecer, "salirse fuera" súbitamente, una vez que la combinación de las velocidades hubiera excedido el máximo de la velocidad de la luz y que las ondas luminosas ya no fueran capaces de alcanzarnos. Esto sería casi tan tonto como que la luz viaja siempre a la misma velocidad. Aunque vemos cosas verdaderamente curiosas en el cielo, no vemos desaparecer galaxias.

Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado; está fundado en nuestros pensamientos y está hecho de nuestros pensamientos.

Buda (563 AC-486 AC) Fundador del budismo.

Compartir artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Área privada

Hay 229 invitados y ningún miembro en línea

ACFILOSOFIA usa cookies para darle un mejor servicio.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto