IGNACIO ELLACURÍA

El 16 de noviembre fueron asesinados en la Universidad Centroamericana de El Salvador seis profesores (jesuitas) y dos empleados. ¿La causa de la muerte? Haber apoyado a los más débiles del país frente a los poderosos. ¿Los ejecutores del asesinato? Un escuadrón del ejército manipulado por esos poderes que mueven los hilos desde la sombra, como fue descubriendo con sus investigaciones la llamada Comisión de la Verdad.ellacuria Una de las víctimas de la matanza, Ignacio Ellacuría, había construido una propuesta filosófica con honda repercusión ética. Y, siguiendo el consejo de Aristóteles, había puesto en práctica su propuesta, porque "no sana el alma" una teoría ética que no se lleva a la acción.
  Nacido en Portugalete (Bilbao) en 1930, se doctoró en filosofía en la Universidad Complutense de Madrid con una tesis sobre el pensamiento de Xavier Zubiri. Más tarde fundó junto con Diego Gracia el seminario Xavier Zubiri, del que fue codirector hasta el final de su vida.
  Se traslado a El Salvador reforzó su modo de entender la filosofía y de hacerla. La mayor parte de la población salvadoreña vivía en la miseria sin esperanza de superarla, porque unas pocas familias, con ayuda extranjera y de los militares, explotaban a los débiles.
  Ante una situación semejante, Ellacuría entendió que es preciso aceptar, como dice Xavier Zubiri, que el punto de partida de la reflexión filosófica ha de ser la realidad. Es urgente ser realista, tener "sentido de la realidad".
  Por "ser realista" suele entenderse ser pragmático, ser egoísta, no comprometerse demasiado para no tener sinsabores; pero esto no es realismo. El realismo consiste en plantear las preguntas éticas sobre qué podemos hacer desde la realidad tal como es, y no es realista preguntarse "¿qué hacer?", sólo desde el Primer o el Segundo Mundo, prescindiendo del Tercero, porque no existe ya ningún mundo que sea independiente de los restantes.
  Por eso, recuerda Ellacuría, que es imposible ser libre de espadas a la realidad, ya que estamos implantados en ella. De ahí que quien quiera ser libre ha de asumir un "imperativo ético" que se articula en tres momentos: hacerse cargo de la realidad, cargar con ella y encargarse de ella para que sea como debe ser. Cosa que puede decirse especialmente de la realidad social, que no es sino la situación humana en la que ya nos encontramos.
  Asumir estas tres obligaciones con la realidad social en la que ya estamos implantados es lo contrario de encogerse de hombros ante una situación injusta. Por eso, Ellacuría asumió la filosofía de la libración como una forma de vida, elaboró una teoría crítica comprometida con una realidad deshumanizada y construyó un modelo de universidad que se hiciera cargo de ella, contando en su plan de estudios con una peculiar asignatura: "Realidad Nacional".
 La muerte de Ellacuría y sus compañeros aceleró el proceso de pacificación en El Salvador, porque la presión internacional ante el brutal asesinato fue tan intensa que los responsables tuvieron que cambiar una estrategia que había consistido en apoyar a las fuerzas militares. Sin embargo, este mismo hecho vino a dar la razón a Ellacuría cuando afirmaba que para gozar de derechos humanos no es decisivo ser hombre, sino ser ciudadano de determinados países. Las muertes de miles de campesinos salvadoreños, incluso la de monseñor Romero, habían dejado impasible a la opinión pública y sólo el asesinato de extranjeros forzó el proceso de paz.
 Desgraciadamente, queda todavía demasiado camino para que se reconozca en la práctica la igual dignidad de todos los seres humanos.

Algunas de sus obras:
   Veinte años de Historia en El Salvador (1969-1989) (1991)
   Filosofía de la realidad histórica (1991)
   Escritos políticos (1993)
   El compromiso político de la filosofía en América Latina (1994)

La historia hace a los hombres sabios; la poesía, ingeniosos; las matemáticas, sutiles; la filosofia natural, profundos; la moral, graves; la lógica y la retórica, hábiles para la lucha

Autor: Francis Bacon

Compartir artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Área privada

Hay 249 invitados y ningún miembro en línea

ACFILOSOFIA usa cookies para darle un mejor servicio.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto